Los pagos chinos por Internet se internacionalizan

Z. ALDAMA SHANGHÁI.

No hay más que caminar un rato por las tiendas 'duty free' de cualquier gran aeropuerto europeo para darse de bruces con tres logotipos poco conocidos: el de Union Pay -la principal tarjeta bancaria de China- y los de Alipay -el sistema de pago 'on-line' de Alibaba- y WeChat -el homólogo de su rival Tencent-. Son, sin duda, un elemento clave para atraer a los viajeros chinos, que son también los turistas más numerosos del mundo y los que más gastan. En muchos de estos aeródromos, los viajeros pueden recuperar los impuestos de sus compras 'tax free' directamente en su cuenta de Alipay.

Pero los gigantes de los pagos chinos también quieren extenderse por los comercios tradicionales. Algunas grandes cadenas ya han comenzado a aceptarlos, y tanto Alipay como WeChat Pay ya han diseñado su desembarco en Occidente. La primera anunció a principios de mayo un acuerdo con la estadounidense First Data Corp. para acceder a sus cuatro millones de usuarios. «Queremos proporcionar servicio a los millones de chinos que visitan Norteamérica cada año», afirmó Souheil Badran, presidente de Alipay para esa región.

La gran incógnita ahora es si estos servicios lograrán romper el techo de cristal que confina su crecimiento a la población de origen chino y se convertirán en medios de pago con la misma aceptación que Visa o MasterCard. De momento, tanto Alipay como WeChat han puesto en marcha acuerdos con una decena de entidades bancarias europeas. En el caso de Alipay, unos 100.000 comercios en 70 países ya lo aceptan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos