La OPEP dice «estar preparada» para actuar si la incertidumbre afecta al petróleo

D. VALERA MADRID.

Las alarmas se han encendido por la escalada del precio del petróleo tras la decisión de EE UU de abandonar el pacto nuclear firmado con Irán. La reacción a esta polémica decisión ha sido inmediata: el barril de crudo se sitúa en los niveles más altos desde 2014. Un alza que de mantenerse en el tiempo puede poner en riesgo el crecimiento en muchas economías. Ayer, en un mensaje para tranquilizar a los inversores, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) afirmó «estar preparada» para mantener la estabilidad del mercado si las decisiones geopolíticas tienen un impacto en el sector energético y, concretamente, en la volatilidad de precios del petróleo.

Hay que tener en cuenta que esta organización acordó a finales de 2016 recortar la producción para elevar el precio del crudo, que entonces se encontraba en los 40 dólares, para estabilizarlo por encima de los 60. Sin embargo, el anuncio del presidente de EE UU de retirarse del acuerdo nuclear ha provocado un repunte hasta los 77 dólares en que el barril de Brent -de referencia en Europa- cotizó ayer. Sin embargo, la OPEP podría estar dispuesta a revisar esta posición si la escalada de precios continuara. Esta asociación está liderada por Arabia Saudí, principal enemigo regional de Irán, por lo que no sería extraño que aceptara elevar la producción para paliar los efectos de la decisión estadounidense.

De hecho, durante mayo la producción ya se elevó en 12.100 barriles al día, hasta una media de 31,9 millones gracias al alza de producción saudí (46.500 barriles más).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos