Los notarios vigilan a 25.000 cargos públicos y allegados para evitar corrupción

Crean una base de datos que incluye a los altos cargos de todas las administraciones como parte del control del blanqueo de capitales

D. VALERA MADRID.

Los notarios cuentan con una nueva herramienta para luchar contra la corrupción e identificar prácticas de blanqueo. Se trata de una gran base de datos en la que se identifican a 25.000 personas de responsabilidad pública (altos cargos de la administración y sus allegados) y con la que vigilan «los negocios que desarrollan todos aquellos que ejercen un cargo público». En concreto, este archivo ha sido desarrollado por el Órgano Centralizado de Prevención del Blanqueo de Capitales del Notariado -una entidad creada en 2005 e integrada por expertos en la lucha contra el blanqueo que se encarga de centralizar toda la información enviada por los notarios y en caso de ser sospechosa enviarla a las autoridades antiblanqueo como el Sepblac-. Así, aunque fue presentada ayer, la base de datos funciona desde el pasado noviembre y está siendo utilizado para cotejar información por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la Fiscalía o Hacienda.

En concreto, el archivo identifica con nombre, apellidos y DNI a 14.641 personas con responsabilidad pública ya sea por elección (por ejemplo diputados) o por designación (vocales del Consejo General del Poder Judicial). Es decir, personalidades que ocupan altos puestos en la administración del Estado, las comunidades y los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes. También se incluyen directivos de sociedades estatales, autonómicas y municipales.

Además, hay otras 10.544 personas con la consideración de allegados de las personas de responsabilidad pública que también son sometidos a este control. Aquí se incluye por un lado a familiares (padres, hijos, cónyuges y cuñados) siempre y cuando tengan una relación comercial con la persona pública. Pero también los sujetos que mantengan una relación comercial con ellos. En este sentido, hay identificados 8.319 personas con relaciones empresariales estrechas con una persona con responsabilidad pública. A ello se suman otras 2.225 personas por ser titulares reales de una sociedad en la que también participa una persona con un alto cargo público.

Otro índice creado en 2012 permite identificar a los titulares reales de 2,3 millones de sociedades

El presidente del Consejo General del Notariado, José Ángel Martínez Sanchiz, puso en valor una base de datos que también estará a disposición de medio centenar de entidades (bancos, aseguradoras...) que tienen obligación legal de informar de los productos que contraten este tipo de personas según la última directiva europea. «Podemos decir a las autoridades judiciales o policiales autorizadas si un responsable público se relaciona con otro o con qué personas físicas y jurídicas mantiene relaciones habituales, a efectos de detección de testaferros, por ejemplo», señaló Pedro Galindo, director del Órgano Centralizado de Prevención del Blanqueo de Capitales.

La información de este archivo procede del índice único informatizado, una base de datos más amplia con 115 millones de documentos públicos notariales. Asimismo, esta fuente de información permitió crear en 2012 la base de datos de titular real que busca conocer quién es la persona que realmente está detrás de una sociedad, evitando los testaferros.

Alerta sobre el 'bitcoin'

Un archivo que ha permitido identificar los titulares reales de 2,3 millones de personas jurídicas, según los notarios. En cualquier caso, esta herramienta tiene sus matices, ya que si detrás de la constitución de una sociedad no hay una persona física, sino una serie de empresas pantallas ubicadas fuera de la UE su identificación no es viable. Sin embargo, al menos supondría una prueba de la trama societaria ante los tribunales.

Por otra parte, los notarios también alertaron del peligro del 'bitcoin' y las criptomonedas como instrumento para blanquear capitales. «Su uso en una sociedad o en una transferencia es un elemento de riesgo. Si algo domina la criptomoneda es el anonimato», explicó Galindo. Por ese motivo, solicitaron a sus colegiados poner el foco en las operaciones en las que aparezcan criptomonedas, cuyo uso reconocen que ha experimentado un «repunte» en los últimos tiempos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos