El negocio del cemento crecerá un 12% por el tirón de la vivienda

J. A. B.

madrid. Los fabricantes de cemento van a tener un 2017 bastante mejor del que esperaban gracias al tirón del negocio del 'ladrillo', hasta el punto incluso de llegar a convertirse en el mejor ejercicio del último lustro con una demanda próxima a los 12,4 millones de toneladas. Así lo anunció ayer la propia patronal Oficemen, que por ese motivo ha revisado muy al alza su previsión inicial de crecimiento, pasando del 1% al 12% para su facturación.

El principal argumento que dan es la fuerte recuperación en la construcción de viviendas, haciendo que las promociones residenciales ya supongan este año más de una cuarta parte de la demanda de cemento (26%) frente a la quinta parte (20%) que alcanzaron el año pasado.

Ese dinamismo de la actividad del 'ladrillo' está compensando el parón de la obra pública, que llevó al sector a reducir un 3,1% sus ventas en 2016. Este año, por el contrario, ya las ha mejorado un 10,8% solo en los cinco primeros meses, llegando a dispararse un 15,3% en mayo.

Aún así, desde la patronal sostienen que el cemento «no ha salido de la crisis». Y es que el consumo esperado para 2017 sería solo la mitad de la media registrada el último medio siglo: 25 millones de toneladas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos