¡No sin mi coche eléctrico!

Uno de los vehículos eléctricos del proyecto Zem2all
Uno de los vehículos eléctricos del proyecto Zem2all / Salvador Salas
  • El proyecto Zem2All terminará en diciembre y casi el 100% de los participantes han pedido quedarse el vehículo que tenían en alquiler

En tres años han tenido tiempo de probar los pequeños Mitsubishi i-Miev cientos de veces. Tanto los han usado que el programa Zem2All (de impulso al vehículo eléctrico en Málaga) ha superado los cuatro millones de kilómetros, repartidos entre los 209 coches a pleno rendimiento. Hasta ahora, las encuestas del Ayuntamiento daban un índice de 98,6% de usuarios satisfechos o muy satisfechos, entre los 160 ciudadanos particulares que han participado (el resto de unidades pertenecen al Ayuntamiento y a Emasa). Y este mismo porcentaje es el que finalmente ha decidido quedarse con el turismo hasta el final de su vida útil. Según datos de la organización, prácticamente todos los participantes del programa han pedido quedarse con el automóvil que han estado utilizando a partir del 31 de diciembre, cuando termina oficialmente el programa experimental.

Para ello, tendrán derecho a la compra por el valor residual, de unos 4.000 euros. Hasta ahora, los han utilizado en régimen de 'leasing', con un coste de 200 euros al mes, más el del sistema de carga, aportado por Endesa. "Es un premio a los pioneros que se arriesgaron a colaborar, incluso hay algunos que quieren comprar el que se quede libre", indicaron fuentes del proyecto. Los propietarios mantendrán derechos como el Sare gratis total e indefinido; una bonificación del 75% del Impuesto de Vehículos (IVTM) y 45 minutos gratis en los aparcamientos municipales.

Más información

En la ciudad de Málaga circulan actualmente unos 300 vehículos ecológicos, una cifra residual pero superior a la media nacional, y con un goteo de matriculaciones. Con todo, el ritmo de crecimiento de la flota es mucho más bajo en España que en el resto de países europeos. Al menos, el programa Zem2All ha puesto a Málaga en el objetivo de las marcas, de las que algunas tienen políticas de venta especificas, dada la posibilidad de acceder a una amplia red de recarga pública, que no existe en otras provincias. El último movimiento en este sentido lo ha hecho Renault, que acaba de ceder tres unidades al Ayuntamiento, y otros tantos puntos de carga.

Coches de alquiler sin gasolina

Para cualquier ciudadano interesado en probar un coche eléctrico de última generación se abre ahora una nueva posibilidad. Se trata del servicio de 'carsharing', vehículos compartidos que se pueden alquilar por minutos. La empresa Europcar ha asumido esta oferta, con una flota de diez unidades del modelo Nissan Leaf. La capital ha sido la primera ciudad elegida por la compañía para implantar este sistema, como una solución más para desplazamientos urbanos e interurbanos, a un precio razonable.

Los coches están disponibles en los parkings municipales de Carlos Haya, avenida de Andalucía y Alcazaba, así como en el Hotel Silken Puerta Málaga (Héroe de Sostoa). Tienen una autonomía de entre 140 y 150 kilómetros, por lo que permiten también ir a otras ciudades, como Marbella (donde también hay puntos de recarga). Para ser usuario, el primer paso es darse de alta, a través del teléfono 95 170 880 o en la oficina de la entidad en la estación de trenes María Zambrano (Vialia), donde se le entregará una tarjeta, que sirve para abrirlo y cerrarlo, y una clave de usuario para gestionar las reservas.

Como requisitos, sólo es necesario ser mayor de 21 años, tener carné de conducir y tarjeta de crédito. Cuando lo necesite, sólo tiene que entrar en la web, elegir el punto de retirada, día y hora. Al devolver el coche, cuyo uso se factura a 10 céntimos el minuto (seis euros la hora), se hace el cargo en la tarjeta de crédito. En el precio se encuentra todo (seguro y carga necesaria).

Esta opción tendrá como ventajas añadidas disponer de 45 minutos de 'parking' gratuito en los recintos municipales en las plazas exclusivas para vehículos eléctricos. También podrán acceder al área de circulación restringida del Centro Histórico.