Montoro prepara un 'cheque fiscal' para las personas de más edad al margen de su renta

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro /EFE
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro / EFE

Hacienda trabaja en una ayuda para este colectivo mediante un impuesto negativo, que también sería compatible para autónomos pensionistas

D. VALERA MADRID.

Hacienda prepara un impuesto negativo para las personas de más edad como respuesta a la presión que los pensionistas en la calle y la oposición en el Congreso llevan ejerciendo las últimas semanas para mejorar esta prestación. En concreto, se trataría de un 'cheque fiscal' incorporado en el IRPF que en la práctica supondría una ayuda con una cuantía aún por determinar que recibirían los pensionistas mensualmente. Una figura similar a la que ya funciona para las madres trabajadoras con niños menores de tres años, que reciben 100 euros mensuales por este impuesto negativo. Con esta medida, que se incluiría en los próximos Presupuestos, el Gobierno trata de salir al paso de las exigencias de los pensionistas para volver a vincular esta prestación al IPC, algo a lo que el Ejecutivo se niega en redondo.

Fuentes del departamento que dirige Cristóbal Montoro explican que esta prima fiscal todavía se está definiendo, por lo que no están cerrados detalles tan importantes como a partir de qué edad los pensionistas podrían beneficiarse de ella. En España 5,7 millones de personas cobraban una pensión de jubilación en 2016, según datos de la Seguridad Social. Sin embargo, parece que la intención de Hacienda es que ese 'cheque fiscal' se concentre en las personas que soporten «costes inherentes» al alcanzar una edad «muy avanzada», según dijo Montoro. Esto es fijar un límite de edad, lo que también permitiría reduciría la factura presupuestaria de esa ayuda en un momento en el que el Gobierno acaricia salir de la senda de déficit excesivo de la UE.

Así, si por ejemplo el impuesto negativo sólo afectase a pensionistas de más de 75 años el número de beneficiarios se reduciría considerablemente a 2,6 millones, un 45,6% de quienes cobran la pensión de jubilación. Si todavía el corte fuese sobre una edad más elevada como los 80 años los afectados disminuirían a 1,6 millones. Por tanto, el límite de edad aparece como clave.

Por otra parte, el departamento que dirige Cristóbal Montoro no aclara si las pensiones de viudedad, que suponen otros 2,3 millones de prestaciones, se verían beneficiadas por este impuesto negativo. Hay que tener en cuenta que son las retribuciones de menor cuantía y, en un principio, las más perjudicadas por la pérdida de poder adquisitivo al revalorizarse estos años por debajo de la inflación.

En cualquier caso, lo que sí confirman fuentes de Hacienda es que la medida será independiente del nivel de renta del pensionista. Es decir, que el patrimonio no será un criterio de selección. De esta forma, el Gobierno trata de zanjar la confusión que generó en un primer momento el anuncio de aplicar unas deducciones en el IRPF para este colectivo. Algo que la oposición criticó al recordar que los pensionistas que ganan menos de 12.000 euros ya están exentos de ese impuesto. De hecho, el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) ya advirtió que el 63% de los pensionistas cobraban una prestación inferior a esa cuantía.

Otra de las medidas que Hacienda contempla con esta ayuda es que pueda afectar a personas jubiladas, pero también a activas. Es decir, una persona que haya superado la edad legal de jubilación y que compatibiliza una pensión con una pequeña remuneración por seguir trabajando como autónomo se beneficiaría del 'cheque fiscal'.

A la espera de Presupuestos

El Gobierno es consciente de que los pensionistas son un colectivo clave de cara al próximo ciclo electoral que comienza el año que viene con comicios locales y autonómicos. Por ese motivo con esta medida el Ejecutivo trata de calmar las protestas y manifestaciones producidas en las últimas semanas. Sin embargo, desde Hacienda desvinculan la medida de esas movilizaciones que reclaman revalorizar la pensión según el IPC para no perder poder adquisitivo -como ocurrió el año pasado con una revalorización del 0,25% y una inflación media anual del 2%-. En este sentido, recuerdan que Montoro ya se refirió en el pasado noviembre a una «prima fiscal» para las personas de más edad. Sin embargo, desde entonces esa medida había caído en el olvido y se ha recuperado coincidiendo con el aumento de las protestas.

Ahora a Hacienda quiere que este impuesto negativo se incluya en los Presupuestos de 2018 que, según dijo el presidente Mariano Rajoy, pretende aprobar el 23 de marzo. La incógnita es qué pasará con esta prima fiscal si las cuentas públicas al final no salen adelante. Cabría la opción de aprobar un decreto para incluir el cambio en el IRPF o esperar a los siguientes Presupuestos.

millones de personas cobran una pensión de jubilación. Sin embargo, la intención del Gobierno es que la prima fiscal sólo afecte a las personas de más edad.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos