Montoro admite motivos políticos para dar más margen al déficit autonómico

El ministro Cristóbal Montoro, ayer, antes del Consejo de Política Fiscal con las CC AA. :: efe
El ministro Cristóbal Montoro, ayer, antes del Consejo de Política Fiscal con las CC AA. :: efe

El ministro de Hacienda asume que permitir una décima más no es algo «extraordinario» y advierte de que la rebaja fiscal no es generalizada

J. M. CAMARERO

madrid. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sacó ayer de nuevo la zanahoria para ganar adeptos a su nueva propuesta de déficit autonómico de cara al próximo año. Y alguna región se sumó al carro, como Extremadura, al abstenerse en la votación del Consejo de Política Fiscal y Financiera extraordinario, desligándose del resto de gobiernos regionales socialistas, cuyo 'no' se mantuvo inalterado.

Al final, el cónclave de consejeros de Hacienda autonómicos del régimen común -todos excepto País Vasco y Navarra- aprobó los nuevos límites de déficit público territorial para este año -aumenta una décima hasta el 0,4% del PIB- y el próximo -un 0,1%-. Montoro reconoció que, ante una legislatura como la actual, en minoría parlamentaria, hay que adecuar las propuestas a la negociación política. Es «lo normal», admitió tras el consejo de ministros. «No es algo extraordinario», apuntó.

El titular de Hacienda insistió en que la aprobación del techo de gasto para 2017 ya fue fruto de las negociaciones partidistas y que fue esa circunstancia la que permitió la entrada en vigor de los presupuestos. «Estamos buscando la mayoría suficiente para superar ese trámite de techo de gasto y haciendo todo dentro de los parámetros de reducción de déficit», afirmó. Al mismo tiempo, Montoro descartó la posibilidad de aplicar límites de déficit autonómicos a la carta ante la complejidad de esa medida.

También volvió a descartar una rebaja generalizada del Impuesto de la Renta (IRPF) al considerar que aún no es el momento para aplicar esa medida. «No es una bajada de todo el impuesto», advirtió, al tiempo que pidió no crear «expectativas», ya que se trata de una modificación del IRPF para beneficiar a las rentas inferiores que hoy no están exentas de ese tributo. De hecho, confirmó que la rebaja pactada con Ciudadanos supondrá elevar el mínimo exento de 12.000 a 14.000 euros y una reducción «decreciente» para las rentas de hasta 17.500 e incluso los 18.000 euros.

El ministro aclaró que con los cambios que se aprobarán en el IRPF para 2018 no habrá «ningún problema a efectos de que nadie vaya a perder bonificaciones». Va a beneficiar «a casi 20 millones de contribuyentes que están dentro del impuesto y esperemos que haya mucho más», añadió.

Fotos

Vídeos