La mitad de la cesta de la compra se abarata desde enero pese a la subida de la inflación

Varias personas pasan delante del escaparate de una tienda en plenas rebajas.
Varias personas pasan delante del escaparate de una tienda en plenas rebajas. / J. Andrade

El IPC interanual se elevó un 1,6% en agosto por el fuerte descenso de los carburantes hace un año y frustra el efecto bajista de las rebajas veraniegas

J. A. BRAVO MADRID.

Cara y cruz en la evolución de los precios, que continúan muy mediatizados por la evolución de la energía y este año también por la comparación con una primera mitad de 2016 que mantuvo la moderación en el coste de la vida con que se inició la salida de la última crisis. De ahí que aunque la tasa interanual de la inflación se elevara dos décimas en agosto hasta el 1,6%, casi la mitad de los componentes de la cesta de la compra media en España se hayan abaratado desde enero.

Los datos oficiales los publicó ayer el INE y reflejan que las mayores subidas anuales las lideran los carburantes y combustibles, un 7% más caros que hace un año, seguidos de los productos energéticos, que cuestan un 6,3%. Los primeros elevaron su tarifa un 1,4% el mes pasado, frente a un punto de los segundos.

Más en concreto, el gas para el hogar disparó su valor un 12,6% en agosto respecto al mismo mes de 2016 (entonces caía a un ritmo del 10%) y los combustibles líquidos también destinados a la casa incrementaron su coste un 6,8% (hace un año llegaron a bajar un 16,7%). La factura eléctrica, por su parte, fue un 5,4% más elevada, la misma proporción en que subió lo pagado por gasolinas y gasóleo, tras crecer prácticamente tres puntos y medio desde julio.

En línea con ello, el apartado de calefacción, alumbrado y distribución de ello se ha encarecido un 6,1% en los últimos doce meses. Eso sí, comparado con julio, la energía tuvo subidas inferiores a un punto.

En el resto de sectores, los incrementos interanuales fueron claramente menores e incluso hay algún descenso significativo, por ejemplo, un 14,8% en las frutas frescas y un 8,1% las patatas y sus derivados. Ello permitió que en agosto la inflación subyacente, que no considera ni energía ni alimentos frescos, moderara su avance al 1,2%, dos décimas menos que el mes anterior y cuatro por debajo del índice general. De hecho, en el Ministerio de Economía estiman ya que ambos indicadores van a ir acompasándose a la baja.

Por grupos, la vivienda y el transporte fueron los que más elevaron su precio en los últimos doce meses, un 3,3% cada uno, seguido de los hoteles, cafés y restaurantes, que aumentaron un 2,3% por una temporada turística que registra su apogeo en agosto. En la misma tendencia, las bebidas alcohólicas y el tabaco subieron un 1,7% su valor. Los servicios se encarecieron como promedio un 1,7%, en línea con los bienes industriales (1,9%). Más moderados en sus alzas se mostraron las comunicaciones (0,7%), el ocio y la cultura (0,7%) la medicina (0,7%), el vestido y el calzado (0,5%), e incluso el menaje bajó medio punto.

Ropa y calzado, a la baja

La foto, no obstante, cambia bastante si se analiza solo lo que ocurre desde principios de año. Hasta 24 rúbricas del índice general sobre un total de 57 han registrado descensos en los ocho primeros meses, el 44%, lo que supone el doble de los que bajan en doce meses (apenas el 20%). Los más significativos se concentran en el ámbito textil, por efecto también de los dos períodos de rebajas (enero-febrero y julio-agosto).

Así, las prendas de vestir para hombre se han abaratado un 19% desde enero, las de mujer un 18,1% y las infantiles un 15,6%. En los complementos el descenso de valor llega al 14,6% y en el calzado mantiene los dos dígitos: -15,1% para los niños y -14% de media para adultos.

En los textiles y accesorios para el hogar la bajada en ese tiempo es del 5,9%. Ya en la alimentación destacan las caídas del 7,2% en las patatas y el 6,6% en legumbres y hortalizas frescas. El resto de disminuciones de precios son más pequeñas, aunque sensibles, como 3,1% en distribución de agua, el 2% en objetos recreativos, el 1,7% en electrodomésticos, el 1,6% en artículos de uso personal y el 1,4% en muebles.

Apoyado en esta evolución durante 2017, el titular de Economía, Luis de Guindos, mantuvo ayer la previsión oficial de que el IPC terminará el año con una tasa próxima al 1%, descartando a priori «cualquier sorpresa inflacionista». Tanto CEOE como Funcas (que baja la suya al 0,8%) comparte esa tesis, por lo que el ministro pidió «moderación» de cara a la negociación salarial.

Fotos

Vídeos