Hasta el más mínimo detalle pactado a la hora de contratar el préstamo

La inminente reforma de la ley hipotecaria reforzará la información previa a la firma del crédito y cambiará el régimen de impagos

J. M. CAMARERO MADRID.

A la vuelta del verano, el Ministerio de Economía tiene previsto llevar al Consejo de Ministros, y posteriormente ante el Congreso, la reforma de la actual ley hipotecaria con la que el Ejecutivo quiere introducir algunas cláusulas para que el proceso de formalización de estos préstamos sea más transparente y, así, evitar conflictos como los que durante los últimos años han afectado a miles de ciudadanos con sus bancos, como las cláusulas suelo.

Lo que hará el Gobierno será trasponer una directiva comunitaria que lleva en vigor desde 2014 y con la que se va a reforzar la negociación entre cliente y entidad financiera, para que no quede el más mínimo resquicio de cara al futuro que pueda suponer el inicio de un conflicto judicial.

El papel de los notarios

En este sentido, los notarios quieren «prestar una completa disposición en la fase preliminar», según explica el presidente del Consejo General del Notariado, José Ángel Martínez Sanchiz. «Hasta ahora habíamos presenciado cómo la contratación era masiva, en serie, con condiciones estándares», explica. Pero a la vista de los «fallos en el sistema», el futuro demandará «una máxima transparencia para que la contratación sea más justa y eficaz». El ministro Luis de Guindos ya ha anticipado que el texto conseguirá «que el notario no solo dé fe el día de la firma de la hipoteca, sino que ayude al consumidor a saber qué firma».

Economía también ha anticipado que la normativa incluirá una lista con todas aquellas cláusulas que no son legales. Además, se incluirá la obligación de explicar qué supone un tipo de interés variable o uno fijo y cuánto puede cambiar la oferta del banco con y sin productos vinculados.

Para evitar situaciones agónicas por las que han pasado muchas familias durante la crisis al no poder asumir las cuotas hipotecarias, el Gobierno pretende cambiar la cláusula de vencimiento anticipado, con la que se da por vencido el préstamo cuando hay morosidad de por medio. Hasta ahora, se activaba con un número de cuotas impagadas -oficialmente tres-. La idea es que el banco pueda aplicar esta cláusula cuando la cantidad impagada por el cliente supere un porcentaje determinado de la deuda hipotecaria mantiene con la entidad financiera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos