Hasta 5 millones de multa por productos de inversión poco claros para seguros

J. A. B.

MADRID. La UE quiere que todas las entidades que distribuyan seguros, no solo las compañías especializadas, sean más claras a la hora de informar a sus clientes de los riesgos que asumen al contratar un producto, sobre todo si está vinculado a inversiones. Por eso les va a obligar a informar de todos los costes y gastos asociados, así como de la posibilidad de perder parte del capital.

En España, la adaptación de esta directiva (de enero de 2016) se hará a través de la llamada Ley de Distribución de Seguros y Reaseguros privados para reforzar la protección de los asegurados con nuevas normas de conducta, cuyo proyecto fue aprobado ayer por el Consejo de Ministros. Afectará a más de 3.200 corredores de seguros y 77.000 agentes del sector. Según el Gobierno, busca «establecer una condiciones de competencia equitativa entre todos los operadores», y que también se tomen en cuenta los diferentes canales de distribución.

También se incluyen en la norma las denominadas «ventas vinculadas y combinadas», donde se ofrecen productos de seguros junto a otros servicios diferentes de aquellos como parte de un mismo paquete. El distribuidor de seguros, que podría ser por ejemplo una entidad bancaria, tendrá que especificar si cada componente o parte puede contratarse por separado, así como pormenorizarle el coste asociado a cada uno.

En caso de incumplir las nuevas normas, se prevén multas de hasta cinco millones de euros e incluso el 5% del volumen anual de negocios de la empresa implicada si supera los 100 millones. También cabría imponer una sanción por el doble del importe de los beneficios logrados -o bien las pérdidas evitadas- con la infracción cometida. Para personas físicas el tope serán 700.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos