Diario Sur

El Ibex sigue atrapado en los 8.700 puntos

Imagen de la Bolsa de Madrid.
Imagen de la Bolsa de Madrid. / Archivo
  • El Ibex-35 cerró la sesión con un descenso del 0,31%, para dar un último cambio en los 8.740,70 puntos

  • CaixaBank fue el mejor valor del índice, con una subida del 2,38%. Enagás fue el peor, con un recorte del 1,72%

  • El euro recuperaba posiciones respecto al billete verde y el tipo de cambio se colocaba cerca del nivel de 1,10 unidades

Sesión volátil en los mercados de renta variable europeos. En el selectivo español, esa volatilidad se tradujo en las dudas permanentes entre los números rojos y los verdes, aunque en realidad las incursiones en zona positiva fueron escasas y muy breves. En todo caso, el movimiento del índice fue en una franja muy estrecha: los máximos apenas los marcó sobre los 8.780 puntos pasadas las nueve y media de la mañana y los mínimos, levemente por debajo de los 8.720 puntos. Al cierre daba un último cambio en los 8.740 puntos, lo que supone un descenso del 0,31%. Tras una semana que cerró en verde gracias a la potencia de la subida del viernes, el selectivo se ha vuelto a inclinar por los números rojos, para no alejarse demasiado de la cota de los 8.700 puntos en que lleva atrapado durante tres semanas. 

Sólo un índice europeo, el Ftse Mib de Milán, se salvó de los recortes al anotarse un 0,24%. En rojo, el Ftse 100 británico fue el peor, con un descenso del 0,94%. El Dax alemán, por su parte, perdió un 0,73%. Las pérdidas del PSI-20 de Lisboa y del Cac 40 francés se acercaron al medio punto porcentual. 

La jornada pudo haber resultado peor para el selectivo español, pero unos cuantos bancos no le fallaron al selectivo. Así, CaixaBank fue el valor más rentable del día, con una revalorización del 2,38%. Popular y Bankia se anotaron un 1,07% y un 0,96%, respectivamente, mientras que BBVA y el Sabadell ganaron un 0,37% y un 0,27%, respectivamente. Las otras entidades financieras terminaron a la baja: Bankinter cedió un 0,06%, mientras que el Santander perdió un 0,30%. 

En la nómina de valores en verde, pocos más que los ya dichos: Cellnex, que ganó un 1,07%, mientras Aena se apuntó un 0,93% y ArcelorMittal, un 0,77%. Algo más modesto el resultado de Mediaset, que se anotó un 0,5%, mientras que Amadeus apenas se revalorizó un 0,06%. Red Eléctrica se libró de los números rojos, pero sólo logró terminar el día en tablas. 

En rojo, el peor fue Enagás, con un descenso del 1,72%. Se da la circunstancia de que será el primer valor español en presentar sus cifras del tercer trimestre del año. Lo hará justo mañana. A continuación se situó Repsol, con un ascenso del 1,69%. Indra, Merlin Properties, Inditex y Mapfre fueron los otros valores que terminaron la jornada en negativo.  Entre los grandes, también Telefónica sufrió un significativo descenso. Se dejó un 0,91%. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, el valor que más cayó fue Duro Felguera, con un recorte del 10,74%, seguido de Tecnocom, que perdió un 6,85%. En verde, los mejores fueron Natra y Dogi, con ganancias de alrededor de un 9,35%, mientras que Sniace ganó justo un 9%. 

En el Eurostoxx 50, la banca encabezó los ascensos, con Intesa SanPaolo, BNP Paribas, ING y BBVA situados en mejor lugar y también Société Générale entre los diez valores más rentables del día en el indicador paneuropeo.

 

El BCE, la Fed, la inflación y los resultados

Los mercados pueden estar un poco nerviosos por la reunión del Banco Central Europeo del próximo día 20, que podría lanzar novedades respecto al programa de compra de activos. Por ejemplo, sobre el 'tapering' respecto al que se rumoreó hace semanas, es decir, sobre la posible reducción del ritmo de compras de activos antes de que termine el programa el próximo mes de marzo. Además, la inflación se aceleró en el Viejo Continente en septiembre, al subir del 0,1% hasta el 0,4%, en tasa mensual, aunque en tasa interanual se mantuvo en el entorno del 0,4%. 

No ayudaba a Europa el hecho de que los índices de Wall Street optaran por una debilidad también volátil y dubitativa entre los números rojos y los verdes. Al cierre de los mercados del Viejo Continente, el Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq registraban pérdidas de alrededor de un 0,15%. Ello después de que Bank of America presentara unos resultados mejores de los que esperaba el mercado, al igual que Hasbro. También tras conocerse unas cifras regulares del sector industrial americano: la encuesta manufacturera de Nueva York cayó desde los -2 hasta los -6,8 puntos, cuando se esperaba que entrara en positivo.

La producción industrial creció un 0,1% en septiembre, de acuerdo con lo esperado, pero con el porcentaje de uso de la capacidad instalada en el 75,4%, frente al 75,6% que se esperaba. El mercado también estaba atento a las declaraciones del vicepresidente de la Fed, Stanley Fischer, que hablaría más avanzada la sesión americana, seguramente a favor de una subida de los tipos de interés cercana, como ha estado haciendo en los últimos tiempos. El mercado de futuros otorga una probabilidad del 67% a una subida de los tipos de interés en la reunión de diciembre, frente a la probabilidad del 50% que se le otorgaba el pasado 27 de septiembre.

La deuda, las divisas y las materias primas

Estas cifras y sensaciones cotizaron de manera diferente en los distintos bonos. Por un lado, la rentabilidad del bono estadounidense a diez años bajó desde el 1,80% hasta el 1,77%, lo que implica que en precio los bonos americanos rebotaron desde su nivel más bajo de los cuatro últimos meses. Mientras, el interés de los títulos alemanes a diez años se mantenía plano en el entorno del 0,06%. El rendimiento de los títulos españoles a diez años bajaba levemente desde el 1,12% hasta el 1,11%. Y más todavía se reducía el rendimiento de los títulos lusos a diez años, al retroceder desde el 3,27% hasta el 3,23% pocos días antes de que la agencia de calificación crediticia DBRS comunique su dictamen sobre la deuda lusa. Se espera que no le rebaje el grado de inversión, porque de lo contrario el país se vería excluido del programa de compra de activos del BCE. 

El rendimiento del título británico a diez años, mientras tanto, subió hasta el 1,12%, con lo que, poco a poco, va recuperando los niveles previos al referéndum sobre el 'Brexit'. Su interés marcó mínimos en el 0,52% a mediados del mes de agosto. 

En el mercado de divisas, el euro recuperaba posiciones respecto al billete verde: se anotaba un 0,21%, para acercarse al nivel de 1,10 unidades que finalmente acabó perdiendo el pasado viernes tras la publicación de buenas cifras en Estados Unidos. 

En el mercado de materias primas, mientras tanto, el barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía un 1,33%, hasta los 51,26 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, en cambio, ganaba un 0,22% al cierre, hasta los 50,46 dólares. Las caídas, debido a que los países de la OPEP han vuelto a incrementar su producción, sobre todo por parte de Libia, a lo que hay que sumar los planes de incremento de producción de Nigeria y de Irán.

La cotización de la onza de oro, mientras tanto, avanzaba un 0,35%, hasta los 1.255 dólares.

Temas