Diario Sur

Deutsche Bank arrastra al Ibex, que mantiene los 8.700 puntos

Edificio de la Bolsa en Madrid.
Edificio de la Bolsa en Madrid. / Efe
  • El selectivo se anota su segunda caída consecutiva en una jornada marcada por las dudas sobre los bancos europeos

El selectivo español comenzó la sesión a la baja y marcó mínimos pasadas las diez de la mañana en el entorno de los 8.630 puntos. A partir de ese momento recuperó posiciones, ayudado en parte por el índice de confianza empresarial de Alemania, que creció más de lo esperado por los analistas, al marcar máximos desde 2014. Pero el selectivo español sólo logró reducir las pérdidas, para estabilizarse poco por encima de los 8.700 puntos hasta el cierre. Dio un último cambio en los 8.711 puntos, lo que supone un descenso del 1,27%. 

El Dax alemán fue el peor del día, con un recorte del 2,19%, seguido del Cac 40 francés, que avanzó un 1,80%, mientras que el Ftse Mib de Milán se dejó un 1,58%. La mayoría de indicadores, pues, lo hizo peor que el español, incluido el Ftse 100 británico, que terminó el día con un descenso del 1,32%. El PSI-20 de Lisboa fue el mejor, con un mínimo recorte del 0,10%. 

Las pérdidas siguen la secuencia marcada el pasado viernes, cuando los índices de renta variable europeos sufrieron descensos en parte por una recogida de beneficios tras las subidas posteriores a las reuniones de los bancos centrales de Japón y de EE UU y por las dudas que surgieron respecto a la solidez del crecimiento europeo. 

Además, en la jornada de hoy había que contar con la fuerte caída registrada por los bancos. En el Eurostoxx 50, las pérdidas más importantes correspondieron a Deutsche Bank, que sufrió una nueva sesión de fuertes descensos, de más del 7,5%, ante los rumores que saltaron de que podría llegar a necesitar una ampliación de capital y de que quizás hubiera pedido la ayuda del Gobierno alemán para hacer frente a la multa de 14.000 millones de dólares a la que podría enfrentarse en Estados Unidos por las hipotecas basura. Al cierre, los títulos del banco marcaban un nuevo mínimo histórico. 

En el selectivo español, los dos peores valores fueron IAG y BBVA, con descensos gemelos del 3,19%. A continuación se colocó el Popular, con un retroceso del 2,52%. Telefónica se dejó un 2,08%. A continuación, Santander y CaixaBank, que retrocedieron también poco más de un 2%. 

Entre los peores, algunos valores financieros más, como Mapfre, que cedió un 1,53%, mientras que Bankinter y Bankia perdieron un 1,20% y un 1,13%, respectivamente. Entre los grandes, Repsol también se dejó más de un 1%. 

Si a primera hora de la mañana ningún valor del selectivo español lograba mantenerse en verde, por la tarde eran tres los que se salvaban de los descensos: ACS fue el mejor, con un avance del 0,30%, tras anunciar la venta de Urbaser a un grupo chino, mientras que Acerinox ganó un 0,26% y Enagás, un 0,21%. 

Entre los mejores, pero ya en negativo, sólo Endesa, Acciona, Gas Natural, Iberdrola, Red Eléctrica, Inditex, Aena y Mediaset se dejaron menos de medio punto porcentual. En general, pues, los valores que mejor se comportaron fueron los más defensivos. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, PharmaMar encabezó los ascensos, con una revalorización del 3,53%, seguido de Tubacex y Reno de Medici, que ganaron más de tres puntos porcentuales. En rojo, el peor fue Abengoa 'B', que sufrió un recorte del 6,61%. 

En el Eurostoxx 50 no hubo ningún valor que se salvara de los recortes. Entre los diez peores, además de Deutsche Bank y BBVA, especialmente afectado por la rebaja de la calificación crediticia de Turquía y la caída de la lira, BNP Paribas, que también bajó más de un 3%, así como Société Générale, que perdió un 2,95%. También sufrió, además del sector bancario, el asegurador, con Axa sufriendo un recorte del 4,45% y Allianz retrocediendo un 3,15%. 

Deuda, divisas y materias primas

En el mercado de deuda, ante las caídas bursátiles, observamos subidas en los precios de los bonos y, por tanto, reducción de las rentabilidades. El interés de los títulos españoles a diez años bajó hasta el 0,92% desde el 0,95% en que se situaba al cierre de la sesión anterior. Mientras tanto, el rendimiento de los títulos alemanes a diez años bajó desde el -0,08% hasta el -0,11%. Con ello, la prima de riesgo de España se situaba en los 103 puntos básicos al cierre de la sesión. También a la baja se movía la rentabilidad del bono americano a diez años, al colocarse por debajo del 1,60%.

En el mercado de divisas, el euro ganaba posiciones respecto al billete verde. Al cierre, avanzaba un 0,43%, para colocarse en 1,1275 unidades. 

En el mercado de materias primas, fuerte rebote del precio del petróleo, ante la reunión de la OPEP que tendrá lugar este miércoles en Argelia. El barril de Brent, de referencia en Europa, avanzaba un 3,81%, hasta los 47,64 dólares, pese a que los expertos no son muy optimistas respecto a la posibilidad de un acuerdo para limitar o recortar la producción. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, mientras, avanzaba un 2,28%, hasta los 45,34 dólares. Los inversores se están agarrando a la expectativa de un acuerdo que aunque no tenga lugar en la reunión de esta semana, se produzca más adelante, como prometen los saudíes. 

El oro, mientras tanto, encadenaba su sexta sesión consecutiva de ascensos, para alcanzar los 1.340 dólares la onza. 

Pese al repunte del crudo, Wall Street iniciaba su andadura con pérdidas de entre un 0,6% y un 0,8%, y eso que las cifras de ventas de viviendas nuevas fueron mejores de lo esperado, aunque no ocurrió lo mismo con el índice de actividad manufacturera de la Fed de Dallas. Los inversores están también expectantes ante el primer debate entre el candidato republicano, Donald Trump, y la candidata demócrata, Hillary Clinton, ante las elecciones del 8 de noviembre. Será importante ver cómo reacciona el mercado al debate y a la lectura que haga el electorado a la luz de las encuestas. De momento, la ventaja de Clinton es real, pero estrecha.