Diario Sur

El Ibex-35 celebra las noticias de Japón mientras espera a la Fed

El parqué madrileño.
El parqué madrileño. / Efe
  • El selectivo español termina el día con una revalorización del 0,83%, para dar un último cambio en los 8.758,50 puntos

Los índices de renta variable europeos decidieron esperar a la decisión de la Reserva Federal norteamericana en positivo, aunque los indicadores fueron un poco volátiles. Así, por ejemplo, el selectivo español comenzaba el día muy alcista, para marcar máximos del día casi en los 8.840 puntos poco nada más empezada la jornada, pero se vino abajo pronto y a las diez y media de la mañana retornaba a los 8.750 puntos. Volvía a superar los 8.800 puntos pasada la una de la tarde, para regresar a las tres de la tarde al entorno de los 8.750 puntos. Al cierre, daba un último cambio en los 8.758,5 puntos, lo que supone una subida del 0,83%. No logró, por tanto, mantener los 8.800 puntos que lograba conquistar por la mañana. Quizás porque es una resistencia que no puede rebasar sin noticias más favorables.

El avance de la Bolsa española estuvo en línea con la italiana: el Ftse Mib de Milán ganó un 0,88%. El Cac 40 francés se apuntó cerca de medio punto porcentual, como el Dax alemán. Algo atrás se quedó el PSI-20 de Lisboa, que ganó un 0,25%, mientras que el Ftse 100 británico terminó el día prácticamente plano.

Las Bolsas europeas acogieron con mucha alegría, pues, la decisión del Banco de Japón, que no incrementará estímulos, pero modulará sus compras para controlar la curva de tipos y, de esta manera, mitigar los daños que sufre el sector financiero por los tipos negativos. También el índice Nikkei de Tokio celebró la decisión, puesto que se anotó un 1,91% en la sesión, aunque en el año aún acumula un descenso del 11,70%. Takashi Maruyama, de Fidelity, comenta que la del Banco de Japón es un sorpresa positiva que mejorará la sostenibilidad de la política monetaria, al tiempo que supone un reconocimiento de los límites del marco anterior. Con las nuevas medidas, la política monetaria será más efectiva, en su opinión, aunque aconseja vigilar si las expectativas de inflación evolucionan en sintonía con la visión del Banco de Japón. De acuerdo con Michael Hewson, de CMC Markets, existe la percepción de que quizás el Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo podrían imitar al Banco de Japón en sus últimas medidas.

La banca gana

Las nuevas medidas de la autoridad monetaria nipona cotizaron especialmente bien en el sector financiero global. Y eso fue lo que impulsó a los índices de renta variable europeos. Así, en el selectivo español, el Popular encabezaba los ascensos, con una revalorización del 9,12%. A continuación, Bankia y el Santander, con ganancias de más de un 3%. BBVA, por su parte, se anotó un 2,87%. También más de un 2% ganó el Sabadell. Bankinter, y CaixaBank avanzaron un 1,90% y un 1,17%, respectivamente.

Entre los valores más rentables, Acerinox, Telefónica, ArcelorMittal, Mapfre y ACS se apuntaron más de dos puntos porcentuales.

En negativo, Enagás fue el peor valor, con un recorte del 1,62%, mientras que Inditex retrocedió un 1,58%, tras presentar unos resultados que fueron bien valorados por los analistas. Pero éstos justificaron este descenso debido al buen comportamiento relativo que registra frente al selectivo español, lo que puede explicar esta recogida de beneficios. Grifols, Meliá y Red Eléctrica también se dejaron más de un punto porcentual.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, no hubo valor que superara al Popular en rentabilidad. Después se situó Abengoa 'B', con una revalorización del 5,45%. En negativo, Urbas fue el que más cayó, con un descenso del 8,33%. eDreams y San José perdieron más de tres puntos porcentuales.

En el Eurostoxx 50 también se notó el tirón de la banca. Junto a los grandes bancos españoles, destacaron ING, BNP Paribas, Axa, Société Générale e Intesa San Paolo.

Esperando a la Fed en el mercado de deuda y el dólar

No parecían tener mucho miedo a la decisión que posteriormente, ya tras el cierre de los índices del Viejo Continente, tomaría la Reserva Federal norteamericana respecto a los tipos de interés. Y, de hecho, Wall Street comenzaba la jornada con ligeros ascensos de entre un 0,2% y un 0,4%.

Si las Bolsas esperaban a la Reserva Federal norteamericana en positivo, los tipos de interés de los bonos se movían al alza, de tal manera que el rendimiento de los bonos españoles a diez años volvía al 1%, mientras que el de los títulos alemanes al mismo plazo llegaba otra vez al 0%. Además, la rentabilidad de sus comparables estadounidenses superaba otra vez el 1,70%. Aunque, de nuevo, los bonos más vulnerables resultaban ser los portugueses.

En el mercado de divisas, estabilidad: el euro se mantenía en el entorno de 1,115 unidades. El yen, por su parte, se apreció, debido a que el mercado piensa que las novedades del Banco de Japón no reducirán la demanda de monedas niponas.

En el de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, subía al cierre de la sesión casi un 2%, hasta los 46,76 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, ganaba un 2,72%, hasta los 44,62 dólares. Ello después de que los inventarios de petróleo cayeran en 6,2 millones de barriles la semana pasada, cifra que contrasta con el incremento de 3,25 millones que esperaba el consenso de analistas.