Diario Sur

El BCE descarta más estímulos a pesar del frenazo tras el 'brexit'

El presidente del BCE, Mario Draghi, tras el consejo de gobierno de hoy.
El presidente del BCE, Mario Draghi, tras el consejo de gobierno de hoy. / AFP
  • Mario Draghi sostiene que la política monetaria actual «es efectiva» y que la ampliación de las ayuda se decidiría en el futuro, mientras rebaja la previsión de crecimiento para 2017 y 2018 en la zona euro.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha dejado claro a los mercados y a los Estados miembro de la zona euro que la institución no tiene previsto ampliar el programa de compra de bonos que viene materializando desde hace más de un año. "Por el momento, los cambios [en la economía] no son tan importantes como para justificar una decisión de actuación. Nuestra política monetaria es efectiva", ha afirmado en la rueda de prensa tras el consejo de gobierno del BCE de este jueves.

Draghi ha reconocido que la institución "ni siquiera ha llegado a discutir esta mañana posibles ampliaciones del programa de compras". Aunque sí ha indicado que sí está estudiando la aplicación de una serie de medidas para aplicar "de forma fluida" estas inyecciones de liquidez en el mercado. Hasta ahora, el BCE realiza adquisiciones mensuales de deuda -pública y ya privada- de hasta 80.000 millones de euros, aunque inicialmente ascendían a 60.000 millones al mes. También ha establecido una tasa negativa del -0,4% para los bancos europeos que dejan sus depósitos en la propia institución. Y los tipos de interés siguen en el 0%.

En cualquier caso, el BCE es consciente de algunos de los cambios que se ciernen sobre la economía europea a medio plazo. Draghi ha reconocido que "el escenario base sigue estando sujeta a riesgos a la baja". Y por ello, la institución ha rebajado las previsiones de crecimiento económido del Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro para el próximo año y el siguiente. En concreto, estima que el PIB mejorará un 1,6% en 2017, frente al 1,7% anticipado en su anterior revisión; y esa misma evolución para 2018. Para este ejercicio, mejora las previsiones en una décima, del 1,6% anterior al 1,7% actual.

Los mercados no se han tomado bien la falta de concreción de Draghi acerca de la ampliación de los estímulos, más allá de marzo de 2017, cuando está previsto que finalicen. Nada más conocer las declaraciones del presidente del BCE, las bolsas han ralentizado el paso. En el caso del Ibex-35, en estos momentos se encuentra en plano, después de haber conseguiro una revalorización del 1,1% a lo largo de la mañana. En estos momentos, el selectivo español vuelve a estar a punto de perder los 9.000 puntos. También caen el DAX alemán (-1,22%), el CAC francés (-1,12%) y el Eurostoxx-50 (-1,11%).

En el mercado de deuda pública, la prima de riesgo española se ha disparado un 0,6%, hasta los 105 puntos básicos. Y en el caso de las divisas, el euro se revaloriza hasta los 1,13 dólares.