La Bolsa se toma un respiro, pero sigue pendiente del crudo

Vista de la Bolsa de Madrid.
Vista de la Bolsa de Madrid. / Efe
  • El Ibex-35 mantiene el avance del 2% tras las palabras de Mario Draghi, pero está más pendiente del petróleo, que se recupera hasta los 29,5 dólares

Las nuevas medidas que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha anunciado a partir de marzo no sirvieron para que los mercados bursátiles se contagiaran de un mayor optimismo del que venían reflejando durante buena parte de la sesión. Finalizaron la jornada con ganancias, pero se mantuvieron en la línea que lo venían haciendo nates de que los inversores conocieran el discurso del banquero. Las Bolsas siguen estando más pendientes de lo que ocurra con la evolución del petróleo y de China que del propio mercado local, el de la zona euro, en el que se mueven.

El Ibex-35 consiguió apuntarse un 1,97%, hasta los 8.444 puntos. En algunos momentos de la cotización se aproximó a la referencia de los 8.500 puntos, pero finalmente los ánimos pesaron demasiado a pesar de la ayuda del BCE. El índice acumula unas pérdidas superiores al 1,1% esta semana, y de un 11% con respecto a principios de año. El resto de plazas europeas también mejoraron sus cotizaciones, y en algunos casos por encima de lo que lo hizo la española. El MIB italiano se recuperó un 4,2%, el CAC francés y el DAX alemán un 1,9%, respetivamente, y el FTSE londinense, un 1,7%. Incluso los mercados nortamericanos, ajenos a las políticas monetarias europeas, se vinieron arriba con unos ascensos superiores al 1%, tanto en el caso del Dow Jones como del S&P500.

Aún es pronto para asegurar que, tras este repunte de este jueves, las Bolsas comenzarán a dibujar una tendencia alcista con un rebote que algunos analistas llevan esperando desde hace días, conscientes de que ni los fundamentos macroeconómicos ni los resultados empresariales justifican unas pérdidas bursátiles como las que se vienen registrando desde principios de año. Lo que sí tienen claro los expertos es que el petróleo pesa mucho más en sus movimientos que cualquier otra variable. A media jornada, la principal petrolera saudí, Aramco, indicó que habrá que prepararse para un periodo lrgo de precios bajos en el 'oro líquido'. "Fue una razón suficiente para que las Bolsas deshicieran lo ganado con las palabras de Draghi, evidenciando una sobreponderación de los movimientos del crudo frente al otrora máximo catalizador del mercado, como eran las palbras del banquero italiano", explica Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG.

En el petróleo "es donde reside la principal vulnerabilidad" de los mercados, según Pingarrón. El barril de Brent se situó este jueves finalmente en los 29,50 dólares, experimentando una subida superior al 5%. Este último respiro no puede acabar ni con las pérdidas semanales -cercanas al 5%- ni las mensuales -del 22%- ni las del último año, en el que el crudo se ha dejado un 55% de su valor.

Entre las compañías del Ibex-35 que más terreno avanzaron se encuentra Bankinter, cuyos títulos experimentaron una subida del 5,3% tras presentar los mejores resultados de los ocho últimos años. También mejoraron las cotizaciones de ArcelorMittal (9,3%), Sacyr (5,6%), Acerinox (4,2%) y Repsol (4,2%). Y cedieron posiciones las compañías que en los últimos días se habían conseguido mantener al margen de la sangría bursátil, esto es, las del sector eléctrico: Gamesa perdió este jueves un 3,6%, Acciona un 2,7%, Enagás un 0,5% e Iberdrola un 0,2%.

En el mercado de deuda, el Tesoro emitió otros 4.000 millones de euros en bonos a 3 y 15 años, aunque lo hizo con unos intereses superiores a los de las últimas subastas del mismo tipo de productos. En el primer caso, el organismo colocó 3.218 millones con un interés del 0,291% frente al del 0,124% anterior. Para los bonos a 15 años, se emitieron 836 millones al 2,313% frente al 2,008% de la subasta anterior. En cualquier caso, la prima de riesgo descendió hasta los 128,4 puntos básicos, con el interés del bono a 10 años en el 1,73%.

En el mercado de deuda, el Tesoro emitió 4.054 millones de euros en bonos a 3 y 15 años, aunque lo hizo con unos intereses superiores a los de las últimas subastas del mismo tipo de productos. En el caso de los bonos a 3 años, pagó un 0,291% frente al 0,124% anterior; y en los Bonos a 15 años, un 2,313% frente al 2,008% previo. En cualquier caso, la prima de riesgo española descendió hasta los 128,4 puntos básicos en el mercado secundario, con el interés del bono a 10 años en el 1,73%.

Temas