Las medidas para controlar el gas, pendientes de la CNMC

El Consejo de Ministros aprueba la obligación a Endesa y Gas Natural de crear mercado pero las condiciones técnicas y económicas no se saben

J. A. BRAVO

madrid. Consciente -como reconocen en el propio Ministerio de Energía- de que las medidas que prepara el Gobierno difícilmente lograrán bajar el precio de la electricidad, su tramitación no evidencia prisa alguna. La principal actuación, que es la obligación a los operadores dominantes del gas (Gas Natural y Endesa) de ejercer como «creadores de mercado obligatorios», fue anunciada a mediados de enero pero el Consejo de Ministros no la aprobó hasta ayer mismo.

Sin embargo, todavía no se aplicará. Está pendiente de recibir el informe preceptivo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) -que tiene la atribución de regulador energético- y hasta entonces no se podrá aprobar «una resolución con las condiciones técnicas y económicas que recoge la obligación», esto es, la letra pequeña para que las compañías puedan evaluar el coste que tendrá en sus cuentas la reforma.

Para estas empresas, según fuentes del sector eléctrico, utilizar el sistema gasista para controlar el precio de la luz resulta, cuanto menos, algo forzado. La tesis del Ejecutivo es que, como en momentos de demanda elevada son las centrales de ciclo combinado las que marcan fundamentalmente el precio, si se logra controlar el coste del gas del que se nutren eso evitará que la electricidad se encarezca.

El problema, apuntan, es que España no es país productor de gas y ninguno de sus operadores lo genera. Por eso, si hay problemas de generación en Argelia (nuestro principal suministrador) o Europa, esas medidas servirán de poco porque «difícilmente» dispondrán -«en cualquier momento», como afirma el acuerdo ministerial- de un volumen de gas negociado «suficiente para cubrir sus necesidades».

Fotos

Vídeos