Malestar por incluir a un imputado por los ERE en la dirección

El importante respaldo que concitó la elección de Unai Sordo como nuevo líder de CC OO, que obtuvo un 88,8% de los votos, se vio ligeramente empañado por la división interna que ha hubo en torno a la nueva ejecutiva confederal, que, pese a ser una lista única, recibió solo el 61% de respaldo. El malestar surgió por incluir en la directiva a Francisco Carbonero, el que era secretario general de CC OO en Andalucía y que el mismo jueves fue imputado en una nueva pieza separada de los ERE. Ante este hecho, hubo voces que se oponían a este nombramiento, incluido Sordo, pero la federación andaluza y la de industria, que son muy poderosas, impusieron su criterio. De igual modo, Toxo defendió a Carbonero: «Su actuación ha sido impecable y se demostrará».

Fotos

Vídeos