Málaga liderará el crecimiento económico andaluz con un 3,1%, por encima de lo previsto

Presentación del informe de Analistas Económicas. /Francis SilvaGráfico
Presentación del informe de Analistas Económicas. / Francis Silva

La construcción y el turismo son los principales motores del dinamismo de la provincia, que se traslada a un avance del empleo superior a la media andaluza

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

Málaga será, un año más, la locomotora de la economía andaluza, protagonizando el mayor crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en la región. El conjunto de la comunidad autónoma avanzará al 2,7%, un ritmo más moderado que el alcanzado en 2017 (3%), pero Málaga se adelantará al pelotón con un 3,1%, según el último informe de Analistas Económicos de Andalucía (AEA). Esta tasa de incremento es ligeramente superior a la que pronosticó la misma entidad hace tres meses. El motivo de esta revisión al alza es que en el último tramo del año pasado se aceleró la mejora de los indicadores de demanda interna, según explicó ayer Felisa Becerra, coordinadora de este estudio, que está patrocinado y publicado por la Fundación Unicaja.

La entidad de estudios prevé que después de Málaga, serán Sevilla y Cádiz las provincias más dinámicas (2,9% de crecimiento del PIB previsto). Huelva y Jaén podrían mostrar tasas en torno a la media andaluza (2,6%), mientras que Almería, Granada y Córdoba serían las más rezagadas (2,5% y 1,8% respectivamente).

Respecto al empleo, AEA no hace previsiones por provincias, así que hay que conformarse con el pronóstico lanzado para el conjunto de la región. En este sentido, el crecimiento previsto del empleo se situaría en el 2,5% (2,3% en España), según el consejero delegado de esta entidad de estudios, Rafael López del Paso. Por su parte, el número de parados disminuiría en un 7,3%, situándose la tasa de paro en el promedio de 2018 en el 23,7% (15,3% en España), 1,8 puntos porcentuales por debajo de la registrada en 2017. Hay que tener en cuenta que Málaga ya está por debajo de esa tasa: acabó 2017 con un 20,7%. Dado que su economía va a crecer más rápidamente que la del resto de provincias, cabe esperar también un avance más vigoroso del empleo, así como que la tasa de paro baje por fin del umbral del 20%.

Analistas Económicos de Andalucía alerta del repunte de la temporalidad laboral

«La provincia mostró un mayor dinamismo a medida que avanzaba el año 2017, lo que se ha reflejado en la trayectoria positiva del empleo, en el repunte de la demanda tanto interna como exterior y en el buen tono del sector inmobiliario», apuntan los autores del informe, que ponen un 'pero' a la creación de empleo: «Conviene reseñar que la provincia malagueña ha experimentado el mayor aumento interanual de la temporalidad, de tres puntos porcentuales, hasta situarse en el 33,7% del total de asalariados en el cuarto trimestre de 2017%», comentan.

Aunque todos los sectores de la economía malagueña están contribuyendo de forma positiva al crecimiento del PIB, los dos grandes motores de su crecimiento son la construcción –cuya recuperación está ya fuera de toda duda– y el turismo. Respecto a este último sector, Becerra destacó la recuperación de la demanda nacional que se está observando en estos primeros meses de 2018 y recordó la necesidad de trabajar en la calidad y la diferenciación de la oferta turística para que la recuperación de los destinos competidores (como Túnez) no trunque la buena evolución de este sector. La experta restó importancia al hecho de que este año puedan no crecer las pernoctaciones, ya que recordó que se han sucedido varios récords históricos seguidos y el crecimiento «no es infinito».

Sector inmobiliario

Respecto al sector inmobiliario, el informe del Grupo Unicaja destaca cómo todos los indicadores dan señales positivas: la compraventa de viviendas creció un 13,4 % en 2017, con la novedad de que los inmuebles nuevos vuelven a repuntar; los bancos concedieron casi un 19% más de hipotecas y el valor tasado de la vivienda libre se incrementó un 3,9%.

Después de Málaga, Sevilla y Cádiz son las provincias más dinámicas y Córdoba, la más rezagada

En cuanto a las exportaciones de las empresas malagueñas, siguieron creciendo a buen ritmo en 2017 (un 10%), pero quedaron totalmente eclipsadas por las importaciones, que se dispararon nada menos que un 58%. Este fuerte repunte de las compras al exterior se debió a la adquisición de bienes de equipo, concretamente de aeronaves. En consecuencia, la balanza comercial dejó un saldo negativo de casi mil millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos