Latinoamérica dispara el beneficio de Telefónica un 29% hasta 1.656 millones

La operadora mejora sus ingresos globales un 3,4% hasta junio y en España amplía la penetración de sus paquetes de Fusión

J. A. BRAVO MADRID.

Latinoamérica ha recobrado músculo consumidor para Telefónica y ha sido uno de los principales soportes para que disparase su beneficio neto un 28,9% en el primer semestre hasta alcanzar 1.656 millones de euros. Brasil y Argentina, lastrados no hace mucho por los problemas de sus economías, volvieron a sumar en positivo a un ritmo de dos dígitos, mientras que en España se perdió el fuelle que parecía haberse recobrado a finales de 2016. No obstante, la compañía sí logra aumentar la penetración de sus paquetes convergentes de Movistar Fusión, cuya cuota en el mercado de la banda ancha es ya del 85% pese a las ofertas de sus rivales Vodafone-Ono y Orange-Jazztel.

«Hemos acelerado nuestro crecimiento orgánico, ejecutando una estrategia basada en la calidad estructural». De esta forma explicó ayer esas cuentas el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en un mensaje velado de que una guerra de precios no entraría en sus planes pese a que, al menos en su oferta convergente, sí ha aceptado ese envite. Al sustituto hace casi año y medio de César Alierta parece importarle más el saneamiento financiero -el nombramiento el miércoles de Ángel Vilá, hasta ahora director de Estrategia y Finanzas, como nuevo consejero delegado parece un guiño a los inversores en ese sentido-, y por eso destacó la reducción de su deuda neta.

El descenso no es elevado en términos relativos, solo un 0,5% menos respecto al pasivo pendiente a finales de marzo (279 millones menos) y apenas la mitad (0,2%, 105 millones) sobre el cierre de 2016. No obstante, comparado con los resultados de hace un año, las cantidades son importantes: 3.706 millones menos, o bien 4.981 si se considera la venta de Telxius -cuyo proceso se cerrará este otoño-. Los ingresos de su filial de infraestructuras de telecomunicaciones aumentaron un 8,3% también en los seis primeros meses de 2017, con 370 millones. Los inversores así lo valoraron, al premiar ayer esos números con una subida del 3,5% en su cotización.

Brasil y Argentina vuelven a sumar en positivo aunque en España perdió fuelle

«Fortalezas»

Otro punto en esa «fortaleza» financiera que quiere destacar Telefónica en esta nueva etapa de Álvarez-Pallete es el aumento de su flujo de caja libre, que de enero a junio sumó 1.620 millones, el doble que hace un año. Hablamos del dinero de que dispondría eventualmente para reducir más la deuda o repartir dividendos extra, aunque la intención es mantenerlos en el nivel previsto: reducción de un 73% este ejercicio, junto al ajuste del 53% ya acometido en 2016, todo en aras a un «ejercicio de realismo» para ahorrarse «entre 1.800 y 1.900 millones».

La facturación del grupo, además, parece haberse recuperado de los rigores de la crisis, al crecer a un ritmo del 3,4% hasta acumular 26.091 millones en el semestre, fruto de los 346,2 millones de accesos que ya tiene a su red. En esta «mejor tendencia de negocio», como la definió su presidente, sus mercados latinoamericanos reportaron un 6,7% más. Destacaron las subidas del 21,8% en Brasil, donde analizará «oportunidades de consolidación de mercado si tienen sentido y crean valor», y del 12,8% en Colombia, país en el que estudia recurrir el laudo arbitral que da la razón al Gobierno local en el conflicto que mantienen sobre la reversión de activos de la firma Coltel y por el que tendría que pagar casi 317 millones de euros. En Europa, por contra, el balance fue negativo con descensos en sus ingresos en Reino Unido (-7,4%), Alemania (-4,1%) y España (-2,3%), aunque Telefónica espera mejorarlos al eliminar el efecto de los menores ingresos por la venta de derechos de televisión de la liga de fútbol.

Fotos

Vídeos