La justicia no suspende la intervención del Popular y pide que se mire a Europa

La cartera inmobiliaria del banco se depreció en 3.454 millones hasta junio, aunque los fondos propios 'solo' bajaron en 332 millones desde enero

J. M. CAMARERO MADRID

La Audiencia Nacional ha rechazado suspender de forma cautelar la operación de venta del Banco Popular al Santander. Justifica esa decisión en que, si bien ha podido generar «perjuicios de difícil reparación», la ejecución realizada por el Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB) «dimana» de una determinación adoptada por los organismos comunitarios de peso como el Banco Central Europeo (BCE) y la Junta Única de Resolución (JUR).

En la resolución conocida ayer, la Sala de lo Contencioso-Administrativo ve «instrumental» el papel del FROB y considera que los «perjuicios invocados» por los recurrentes deben dirigirse a los tribunales europeos con competencia sobre ello.

Según los magistrados, fue la JUR la encargada de valorar tanto las dificultades por las que atravesaba el Popular como la necesidad de esa medida para el interés público, razones por las que «la paralización pretendida, incluso si fuera la venta, dejaría sin efecto la decisión del organismo y mantendría unas circunstancias que ha estimado que hacen inviable la entidad y conllevan riesgo para el interés público».

La presidenta de la JUR ve «mucha suerte» en tener al Santander por aplicar «perfectamente» la norma

Admite el tribunal, eso sí, que la ejecución de las medidas propuestas por Europa «puede generar perjuicios, si no de imposible, sí de muy difícil reparación». Sin embargo, entiende que éstos son imputables directamente a la decisión de la JUR, «que es la que ha decidido la venta».

A principios de agosto otra Sala de la Audiencia ya descartó suspender la resolución del Popular, que acabó con su traspaso al Santander por el precio simbólico de un euro, tras desestimar la aplicación de las medidas cautelarísimas solicitadas por un grupo de accionistas.

Pese a ello, abrió una pieza separada para estudiar otras posibles medidas cautelares, a las que se opusieron tanto el abogado del Estado en nombre del FROB como las propias entidades implicadas. Ahora los jueces les dan temporalmente la razón y rechazan la pretensión de algunos perjudicados, accionistas y tenedores de deuda subordinada.

Quién también se pronunció ayer fue la presidenta de la JUR, Elke Köning, que desde Bruselas y ante su directiva dijo que tuvieron «hasta cierto punto mucha suerte» porque «había alguien (el Santander) con la voluntad y capaz de adquirir... un banco que estaba quebrando». Y, además, añadió, «con una aplicación perfecta de nuestras normas».

De otro lado, el desglose de los resultados semestrales del Popular, en los que perdió 12.218 millones de euros, los mayores números rojos de su historia, desvela que una cuarta parte de ellos se debió a la depreciación de su 'ladrillo'. En concreto, la cartera inmobiliaria del banco redujo su valor en 3.454 millones, al tiempo que la morosidad pasaba del 14,4% al 21,3%, mientras que las provisiones por insolvencias se disparaban un 68% hasta 13.199 millones. Los fondos propios de la entidad 'solo' se redujeron en 332 millones pese a su mala situación, pero los recursos de clientes cayeron un 27% y los créditos bajaron un 19%.

Fotos

Vídeos