Juncker afirma que el impuesto a las tecnológicas «no es contra EE UU»

R. C. BRUSELAS.

En la estrategia de Bruselas de tratar de evitar una guerra comercial con EE UU, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, afirmó ayer que el impuesto que ha propuesto el Ejecutivo comunitario para crear un impuesto del 3% sobre las ventas de las grandes tecnológicas «no es una acción contra EE UU». En este sentido, destacó que afectará tanto a compañías europeas como a extranjeras. En concreto, la propuesta es que el gravamen sea para las sociedades que tengan una facturación superior a los 750 millones, siendo 50 millones generados en la UE.

Es más, Juncker explicó que no se trata de un gravamen específicamente contra Google, Amazon, Facebook y Apple. De hecho, afirmó que la propuesta de Bruselas afectará a unas 150 empresas, de las cuales la mitad son europeas y la otra mitad son de fuera del bloque comunitario. En cualquier caso, el presidente de la Comisión recordó que los líderes europeos volverán a discutir esta cuestión de «extrema importancia» en la cumbre de junio, al tiempo que resaltó que las multinacionales digitales pagan de media un 8% de impuestos en la UE mientras que las empresas «convencionales» tributan hasta el 23%. «No puede continuar de este modo», defendió.

Sin embargo, la medida, que debe ser ratificada por los Veintiocho, cuenta con las reticencias de países como Irlanda y Holanda, territorios con una baja tributación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos