Los inversores, atentos al fin de la burbuja de deuda

El ciudadano de a pie apenas notará cambios hasta que el BCE suba tipos, pero la banca podría verse penalizada al cerrarse el grifo

J. A. BRAVO

madrid. Todavía queda medio año de plazo y 165.000 millones de euros en munición que gastar, pero ya se puede estimar quienes serán los principales paganos del final de los manguerazos de financiación realizados por el BCE los últimos años. Y esta vez, al menos a priori, el ciudadano de a pie no será uno de ellos.

En principio, la banca puede resultar a la vez la más penalizada y la más favorecida. Pero, ¿cómo es posible eso? En el primer caso porque las entidades financieras aglutina buena parte de la deuda soberana emitida en la zona euro, y las compras de activos del BCE les han servido de alivio en un entorno de intereses en mínimos históricos.

Eso en una primera fase. Más adelante, posiblemente ya mediado 2019, el nuevo horizonte alcista de tipos -habrá que ver cuándo y cómo toca el supervisor del euro los intereses de referencia- permitirá a la banca mejorar sus hoy estrechos márgenes. Con el cambio de escenario, las entidades prestarían dinero con cargo a sus reservas y con réditos mayores para ellas -empresas y particulares tendrán crédito, pero más caro- , lo que a su vez propiciará una caída del valor de activos como los bonos y la renta variable, que llevan siendo el motor del mercado hace tiempo.

Y es ahí cuando se suscita la pregunta de si estamos en una burbuja de deuda y crédito y, por tanto, ésta pinchará en los próximos meses. Eso entra en lo probable, si bien a priori sería poco a poco, y los grandes fondos y otros inversores que se aprovecharon de esa aparente bonanza tendrán que ir recolocando ya sus posiciones para mitigar el impacto.

Otros beneficiados por la compra masiva de deuda han sido las grandes compañías y los Estados, que deberán ahora apretarse el cinturón porque endeudarse dejará de ser tan barato. Además, en el caso de los países del sur (España, Italia, Portugal, ...) el impacto puede ser doble pues el rendimiento de sus bonos subirá, encareciendo con ello sus emisiones. Y eso puede minar su crecimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos