Los ingresos de la lucha contra el fraude se reducen por segundo año consecutivo

La Agencia Tributaria recaudó 14.792 millones en 2017, un 0,6% menos que el curso anterior a pesar de elevar las inspecciones un 8,3%

DAVID VALERA MADRID.

Los ingresos de la lucha contra el fraude se moderaron en 2017 por segundo año consecutivo a pesar de que se trata de una de las prioridades del Ministerio de Hacienda. Así, la recaudación de la Agencia Tributaria por combatir estas prácticas se situó en los 14.792 millones de euros, un 0,6% menos respecto a los 14.883 millones de 2016, según los datos ofrecidos ayer por el organismo. La cifra muestra una tendencia negativa que implica una reducción del 5,5% si se compara con 2015, cuando se logró la cantidad récord de 15.664 millones, aunque en ese ejercicio se produjeron unos ingresos extraordinarios por algunos expedientes.

Sin embargo, el director del organismo, Santiago Menéndez, restó importancia a esa reducción (los datos de 2017 son los terceros más altos de la serie histórica) y calificó los resultados de «muy favorables» al recordar que son superiores en un 3,5% «a la media del trienio 2014-2016». En este sentido, pidió valorar la lucha contra el fraude más allá de las cifras concretas.

El grueso de la recaudación obtenida procedió de los ingresos directos de las actuaciones de control de la Agencia Tributaria, que se situaron en 9.505 millones, prácticamente la misma cantidad que en 2016 (9.532 millones). Asimismo, la minoración de devoluciones (deducciones o exenciones aplicadas que el fisco consideró inadecuadas) alcanzó los 4.715 millones, frente a los 4.846 del ejercicio anterior. Por su parte, Menéndez destacó el aumento del 13,29% hasta los 571 millones de los ingresos de declaraciones extemporáneas, es decir, aquellas cantidades liquidadas por los contribuyentes antes de que el fisco realice un requerimiento.

La deuda pendiente de cobro se redujo en 3.500 millones, lo que supone el tercer año de descenso

La reducción en los ingresos de la lucha contra el fraude se produjo a pesar de que la Agencia Tributaria realizó el año pasado más inspecciones que nunca. En concreto, 117.380 actuaciones de comprobación e investigación, lo que supone un 8,3% más que el ejercicio anterior. En este sentido, se llevaron a cabo 32.215 actuaciones presenciales, un significativo 31,5% más que en 2016. Entre las principales novedades de estas medidas de control se encuentra el plan de visitas del IVA, que supuso 14.698 actuaciones. Unas medidas que según el organismo han tenido un efecto inmediato en las autoliquidaciones del impuesto posteriores a estas visitas, ya que los contribuyentes afectados pasaron a declarar un 10% más por este gravamen.

Asimismo, el máximo responsable del organismo también puso en valor las nuevas herramientas informáticas de la Agencia Tributaria basadas en el uso intensivo de información a partir del 'big data'. Entre estos programas destaca el puesto en marcha para el control de grandes patrimonios (aquellos con más de 10 millones de euros o con un perfil relevante) gracias a los datos obtenidos a través de la amnistía fiscal o la declaración de bienes en el extranjero. Unas actuaciones específicas que han permitido liquidar 332,8 millones de estos contribuyentes tras analizar prácticas de planificación fiscal agresiva, sociedades interpuestas y activos en el exterior.

Alquileres turísticos

Uno de los objetivos prioritarios del plan de control tributario son los alquileres de apartamentos turísticos a través de plataformas online como Airbnb. En este sentido, en 2017 se produjeron 136.600 avisos a los contribuyentes a través de la declaración de la Renta. En esos mensajes el fisco les recuerda que tienen un inmueble en una de esas plataformas y les recuerda que deben declarar por las rentas de estos arrendamientos. De esta forma, el fisco obtuvo 522 millones en la declaración de alquileres, lo que supone un 40,5% respecto a lo declarado en la Renta 2014, antes de que se pusiera en marcha esta campaña.

Asimismo, otro de los grandes hitos de los datos ofrecidos ayer tiene que ver con la reducción de la deuda pendiente de cobro en 3.500 millones, lo que supone una disminución del 7,6% y deja el total en 42.365 millones (antes de la crisis eran 26.652 euros). El director de la Agencia Tributaria resaltó que se trata del tercer año consecutivo en el que desciende este índice, que alcanzó el máximo en 2014 con 50.226 millones. Uno de los motivos esgrimidos por el organismo para explicar este mejor comportamiento está en el elemento disuasorio que ha supuesto la publicación de la lista de morosos de Hacienda en 2015. En este sentido, fuentes de la Agencia Tributaria resaltaron que los contribuyentes incluidos en el primer listado han reducido su deuda pendiente en 2.600 millones en dos años.

Desde el Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) criticaron el «fracaso» que supone el segundo descenso consecutivo de los ingresos de la lucha contra el fraude. Asimismo, también denunciaron la «omisión de datos» relevantes en la presentación de los resultados como es el número de delitos fiscales denunciados o de las actuaciones de los ingresos en ejecutiva, así como la recaudación de liquidaciones. Una información que se suministraba hasta 2015 y después, coincidiendo con la caída de ingresos, se suprimieron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos