Implantar las cuentas nocionales rebajaría la pensión hasta un 35%

El Instituto Santalucía lleva a cabo el primer estudio sobre el impacto económico que tendría este sistema en futuras prestaciones

L. PALACIOS MADRID.

Cuando se habla de reformar el sistema de pensiones español, una de las opciones que se manejan en la mayor parte de debates y foros -incluido la comisión del Pacto de Toledo- es implantar en España el sistema de cuentas nocionales que existe en otros países, como Suecia, Italia, Polonia o Letonia, entre otros.

Esto significa que cada trabajador iría acumulando las cotizaciones que realiza a lo largo de toda su vida laboral en una cuenta virtual, en la que se sumaría también el rendimiento de ese dinero. Cuando llegara el momento de su jubilación, ese fondo se convertiría en una pensión vitalicia a la que se aplicaría un factor de conversión, que tendrá en cuenta la esperanza de vida. Es decir, según lo que haya cotizado y lo que se estime que vaya a vivir, así cobrará. Eso sí, seguiría siendo un sistema público de reparto, basado en la solidaridad intergeneracional, puesto que las contribuciones de los trabajadores actuales están destinadas al pago de las pensiones del mismo periodo.

Lo que hasta ahora no se había hecho era el análisis de las consecuencias económicas que tendría implantar este modelo, algo que ha llevado a cabo el Instituto Santalucía. Y el resultado no es muy alentador: la pensión inicial se rebajaría entre un 15% y un 35%.

Para realizar este estudio, los autores hicieron varias simulaciones tanto de casos reales de trabajadores que se jubilaron en 2014 como de individuos teóricos. Y, según sus análisis, las futuras pensiones equivaldrían a entre el 65% y el 85% de las actuales prestaciones. El informe destaca que con los mecanismos que se introdujeron en las reformas anteriores (índice de revalorización, factor de sostenibilidad y otros), «la cuantía de las prestaciones es previsible que también se vea afectada a la baja en el futuro». Sin embargo, esta caída de la pensión inicial se podría paliar subiendo el tipo de cotización, introduciendo elementos de reajuste en forma de complementos o modificando las variables que afectan al factor de conversión, según apuntan. El informe también resalta que lo «positivo» de este sistema de cuentas nocionales es que «es más justo», ya que hay un equilibrio entre lo que aportas y lo que recibes, al tiempo que es «más transparente y sencillo», puesto que el trabajador sabe en todo momento la cuantía teórica acumulada y conoce el método para transformar esas aportaciones en la pensión inicial. Algo que ahora no es habitual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos