Iberia presenta un ERE voluntario para un máximo de 955 trabajadores

Aviones de Iberia en el aeropuerto de Barajas. :: xVictor R. Caivano
Aviones de Iberia en el aeropuerto de Barajas. :: xVictor R. Caivano

La aerolínea anuncia su tercer ajuste de plantilla en cuatro años y habilita un plazo de una semana para constituir una mesa de negociación

D. V. MADRID

Los planes de ajuste no terminan en Iberia. La aerolínea comunicó ayer a los sindicatos la puesta en marcha de un nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) voluntario que afectará a un máximo de 955 empleados, según fuentes de la compañía. Se trata del tercer plan de recortes de plantilla de este tipo que la compañía realiza en cuatro años. A partir de ahora se abre un plazo de una semana para constituir una mesa negociadora con los trabajadores que deberá estudiar las condiciones y los requisitos necesarios para acogerse a esta medida. La mesa negociadora contará con un número máximo de 13 miembros, según explicó el sindicato independiente de Personal de Tierra, Tripulantes de Cabina y Pilotos (TCP), Sitcpla en un comunicado.

En cualquier caso, aunque todavía se desconocen las áreas afectadas por ese nuevo plan de ajuste, el presidente de Iberia, Luis Gallego, había señalado hace meses que se centrarían en la secciones de mantenimiento, las oficinas centrales y de la atención en tierra.

Hay que tener en cuenta que los dos ERE anteriores realizados por la aerolínea afectaron a un total de 5.000 trabajadores. Actualmente, la compañía cuenta con cerca de 17.000 trabajadores en plantilla. El personal de tierra se mantiene como el colectivo más numeroso después de los ajustes aplicados en las tripulaciones, donde no hay prácticamente excedentes, y donde se han abierto incluso procesos de contratación.

Los ingresos de Iberia alcanzaron los 4.586 millones en 2016, lo que supone un descenso del 2,4% respecto al año anterior. Por su parte, el consorcio IAG -en el que está integrado Iberia junto a British Airways, Vueling y Aer Lingus- obtuvo unas ganancias de 1.952 millones de euros el pasado ejercicio, lo que supone un 28,8% más que el curso anterior, lo que le permitió sortear el impacto del 'brexit' y la devaluación de la libra. Unos resultados que no impiden nuevos planes de ajuste.

Fotos

Vídeos