Hacienda estrecha la vigilancia sobre el 'bitcoin' y las plataformas 'online'

Recreación del 'bitcoin', la moneda virtual más popular. :: Dado Ruvic / reuters/
Recreación del 'bitcoin', la moneda virtual más popular. :: Dado Ruvic / reuters

La Agencia Tributaria pondrá el foco en los monederos electrónicos y también en los deudores con el fisco, según el plan de control de 2018

DAVID VALERA MADRID.

El desarrollo de la tecnología digital trae nuevos modelos de negocio y formas de pago a través de internet que Hacienda quiere vigilar más estrechamente. Por ese motivo la Agencia Tributaria pone el foco en el popular 'bitcoin' y otras criptomonedas cada vez más en auge. El objetivo es evitar el blanqueo o la financiación del terrorismo a través de estas fórmulas. Asimismo, el organismo que dirige Santiago Menéndez tampoco se olvida de las plataformas que prestan servicios por vía electrónica, que cada vez copan más espacio en la actividad económica del país. Esas son algunas novedades que fija el Plan de Control Tributario 2018 publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

En concreto, el texto advierte de que la utilización por el crimen organizado de la internet profunda, o 'deep web', para el tráfico y comercio de todo tipo de bienes ilícitos, «así como el empleo de criptomonedas tipo 'bitcoin' o similar como medios de pago, es uno de los desafíos más exigentes en la actualidad». Para afrontar esta amenaza, el plan contempla «potenciar el uso por las unidades de investigación de la Agencia Tributaria de las nuevas tecnologías de recopilación y análisis de información en todo tipo de redes».

La preocupación por el creciente peso del 'bitcoin' no es exclusiva de Hacienda. De hecho, el Banco de España ya advirtió del «enorme riesgo» de este activo dada su gran volatilidad (acumula una pérdida del 40% en apenas un mes). También la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha recordado la exposición que implica esta moneda virtual para los inversores.

Sin embargo, eso no evita que algunas empresas hayan planteado a sus empleados pagar parte de la nómina en 'bitcoin' -es la propuesta de la empresa catalana Repara Tu Deuda- o la inmobiliaria Mister Piso que ha vendido un inmueble en 'bitcoin' y tiene otros a la espera. Precisamente, son este tipo de operaciones las que también centrarán la atención de la Agencia Tributaria. De hecho, el plan explica que el organismo «estudiará la incidencia fiscal de nuevas tecnologías, como blockchain, y, en especial, las criptomonedas».

Asimismo, la Agencia Tributaria también reforzará el control de los nuevos modelos de prestación de servicios y de distribución por vía electrónica. Es decir, la actividad de plataformas como por ejemplo Airbnb con el objetivo de que se tribute por los ingresos generados. De hecho, Hacienda acaba de aprobar una norma que entrará en vigor en julio para que se tengan que identificar los propietarios e inquilinos de esos pisos turísticos. En cualquier caso, el plan de control también advierte que se adaptarán los sistemas de información «teniendo en cuenta el crecimiento de sistemas de pago como los monederos electrónicos y las transferencias instantáneas».

Aflorar patrimonio oculto

Pero las nuevas tecnologías también proporcionan herramientas más eficaces a la Agencia Tributaria a la hora de lograr aflorar el patrimonio oculto. Para ello, la principal novedad es el uso del sistema de intercambio de información de titulares de cuentas bancarias con los países de la OCDE y de la UE denominado CRS. Este sistema permite crear una importante base de datos con la que poder elaborar perfiles de riesgo. De hecho, el plan de control explica que a lo largo de 2018 «se reforzará el control a partir de más de medio centenar de riesgos fiscales predefinidos mediante la nueva herramienta de selección y enfocados a supuestos que presenten importantes rasgos de opacidad o deslocalización».

Además, la implantación del Suministro Inmediato de Información (SII), el conocido como IVA en tiempo real, también facilitará el control de actividades empresariales y profesionales total o parcialmente ocultas en el comercio.

El plan de control tributario tampoco se olvida de las prácticas de elusión fiscal de las multinacionales. En este sentido, resalta la importancia de la próxima puesta en marcha del sistema de información país por país en el marco de la estrategia BEPS (programa contra la erosión de bases imponibles) de la OCDE y que obligará a las grandes empresas a dar información sobre el número de empleados, facturación, impuestos, etc, que paga en cada uno de los países donde opera.

En materia de recaudación el plan recoge un «control sistemático» de los grandes deudores con Hacienda para lograr el cobro de sus deudas. Para ello la Agencia Tributaria realizará una «exhaustiva y permanente investigación patrimonial» a estos contribuyentes. Además, investigará las insolvencias aparentes inspeccionando la participación de deudores que se hayan declarado en esta situación en sucesivas sociedades. Hacienda ya publica una lista de morosos anualmente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos