De Guindos mete prisa para dejar de ser ministro

El aún ministro marca distancias con la política ortodoxa de Berlín y aboga por «acompasar» la retirada de estímulos del BCE a la recuperación

A. LORENTE BRUSELAS.

Él quiere que sea cuanto antes, pero parece que quien manda no tiene tanta prisa. Una de dos. O Luis de Guindos está echando el último pulso a Mariano Rajoy, o el presidente del Gobierno, para no perder sus costumbres, está jugando al despiste sobre cuándo, cómo y quién será el próximo ministro de Economía. Ayer, por si acaso, el todavía ministro se mantuvo en sus trece y como anunció el miércoles nada más confirmarse que será el vicepresidente del BCE, reiteró que lo suyo en Madrid es cuestión de días... Quizá de horas. El próximo Eurogrupo es el 12 de marzo y según lo sugerido el miércoles por Rajoy, a nadie debería sorprender que siguiera de ministro para entonces.

«No entremos en plazos. Ahora hay que ir al Parlamento (el lunes, día 26) y luego irá al Consejo Europeo (la cumbre es el 22 y 23 de marzo). Estén tranquilos que cuando se sustituya al señor De Guindos se lo contaremos al momento», recalcó el presidente. El ministro zanjó con un «dimitiré en un brevísimo plazo de tiempo». «No tenga la más mínima duda de que el presidente y yo estamos alineados», aseguró.

Sobre su posición en la vicepresidencia del BCE, De Guindos afirmó que «no es un tema de halcones o de palomas, sino de sentido común. Los calificativos son simplificaciones y la realidad suele ser más compleja», recalcó. Respecto a una pronta retirada de los estímulos, como exigen desde Berlín, abogó por la ecuanimidad. Primero comenzó reconociendo que «las medidas excepcionales de política monetaria eran para tiempos excepcionales». Y, claro, la Eurozona está creciendo como no lo hacía desde hace más de una década. ¿Halcón? Sin embargo, a renglón seguido, Luis de Guindos aseguró que «la normalización de la política monetaria tiene que ir acompasada con la recuperación económica, es decir, tiene que ir, de alguna forma, en paralelo». ¿Paloma? En efecto, todo es más complicado de lo que inicialmente pueda parecer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos