El Gobierno se olvida de endurecer la regulación de las Sicav

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro./Efe
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. / Efe

Las sociedades de inversión de este tipo se reducen en un año un 12% hasta las 2.907 por temor a un cambio normativo

David Valera
DAVID VALERAMadrid

El PP se comprometió en el acuerdo de investidura con Ciudadanos, a finales de 2016, a endurecer la regulación de las sociedades de inversión de capital variables, más conocidas por sus siglas de Sicav. Estas controvertidas sociedades de inversión colectivas son utilizan por las grandes fortunas debido a que sólo tributan el 1% en el Impuesto de Sociedades. Sin embargo, desde entonces esa medida parece haber caído en el olvido. De hecho, a diferencia de otras medidas económicas también incluidas en el pacto como la rebaja del IRPF que sí se ha abordado -aunque la falta de Presupuestos impide llevarlo a cabo- en el Gobierno no se ha vuelto a hablar de las Sicav.

En cualquier caso, cambiar la regulación de estas sociedades estaba en el programa de los cuatro principales partidos políticos. Quizás por ese motivo, las Sicav han empezado a replegarse. En España había 2.907 Sicav hasta el tercer trimestre de 2017, según datos de la CNMV. Esto supone un retroceso del 12,1% respecto a las existentes un año antes. Esto supone la desaparición de 401 de estas sociedades. De hecho, hay que retroceder hasta 2004 para encontrar una cifra tan reducida de estos instrumentos.

Compara dos Sicavs:

Asimismo, el patrimonio que manejan esas 2.907 Sicav se situó en el tercer trimestre en 31.715 millones, lo que supone una reducción del 1,9% respecto al mismo periodo del año anterior. Es decir, su cartera se ha reducido en 604 millones de euros. En este caso, el volumen de patrimonio es similar la que había a finales de 2014. ¿A qué se debe esta retirada de Sicav? El informe emitido por Bolsas y Mercados Españoles sobre el balance de 2017 apuntaba a la posibilidad de "modificaciones fiscales" para esta sociedad. Pero, ¿cuáles son esos cambios?

En el acuerdo de investidura suscrito por el PP y Ciudadanos se defendía que los accionistas de una Sicav -al menos debe tener un centenar- tengan como mínimo un 0,55% de la sociedad. Esta medida pretende acabar con una de las prácticas más habituales en el que un sólo inversor acumula más del 90% de las participaciones y el resto de accionistas son meros figurantes (los denominados 'mariachis'). Es decir, pretende que estas sociedades sean realmente un instrumento de inversión colectivo.

Según el documento de aquel acuerdo, donde todavía hay otros asuntos de materias diferentes que tampoco se han desarrollado, "las que no sean auténticas instituciones de inversiones colectivas no tributarán al tipo privilegiado del 1%, sino al tipo general del Impuesto de Sociedades". Es decir, al 25%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos