El Gobierno confía a De Guindos el regreso de España a la cúpula económica de la UE

El ministro de Economía, Luis de Guindos, comparece ayer ante los medios para valorar su candidatura a lavicepresidencia del BCE. :: Javier Lizón / efe
/
El ministro de Economía, Luis de Guindos, comparece ayer ante los medios para valorar su candidatura a lavicepresidencia del BCE. :: Javier Lizón / efe

Es candidato favorito a la vicepresidencia del BCE, cargo para el que el ministro dice tener «los apoyos necesarios»

DAVID VALERA MADRID.

El Gobierno apuesta por la carta de Luis de Guindos para que España recupere peso institucional en la UE. El ministro de Economía es el elegido por el presidente Mariano Rajoy para optar a la vicepresidencia del BCE. Su candidatura se oficializó ayer, el último día hábil para presentarla. Y es que el Ejecutivo estuvo deshojando la margarita hasta el último momento, consciente de que debía asegurar al máximo la viabilidad de su propuesta tras la pretensión del Parlamento Europeo de que el puesto fuese para una mujer. Finalmente el Gobierno se decidió por la opción favorita desde el principio. De Guindos, que tendrá como único rival al gobernador del Banco Central Irlandés, Philip Lane, parte con ventaja para lograr el sillón del eurobanco. De hecho, serán sus compañeros del Eurogrupo quienes el 19 de febrero deberán decidir, aunque su ratificación no se realizará hasta el 23 de marzo. Sólo entonces dimitiría y dejaría el Gobierno.

«Nuestro cálculo es que tenemos los apoyos necesarios para lograr la mayoría cualificada», explicó de forma tajante ayer el titular de Economía durante el anuncio de su candidatura. Aunque todavía está reciente el fiasco que supuso no conseguir la presidencia del Eurogrupo en 2015 -perdió ante el holandés Jeroen Dijsselbloem a pesar de contar con el apoyo de Alemania- se mostró muy convencido de ganar en esta ocasión. «Tenemos muchos apoyos. España va a conseguir ese puesto», insistió al recordar que para conseguir el cargo es necesario contar con el respaldo de 14 países que representen el 65% de la población de la eurozona, aunque lo normal es lograr un consenso previo y no llegar a la votación.

Entre los motivos esgrimidos por De Guindos para partir con ventaja está la «infrarrepresentación» de España en Europa desde que su candidato no fuera elegido para la vicepresidencia del BCE en 2012. Sin embargo, el ministro insistió en que la realidad de la economía española no es la de entonces. En este sentido, De Guindos recordó que en 2012 la situación era mucho más delicada con una recesión, el rescate bancario y la prima de riesgo en los 600 puntos. Ahora, según destacó, España crece al 3% y la prima de riesgo está en los 60 puntos.

LAS CLAVES Se necesita el respaldo de al menos 14 países que representen el 65% de la población de la eurozona De Guindos es el ministro más veterano del Eurogrupo, órgano que debe elegir al candidato

Dimitiría en marzo

Además, también puso en valor frente a su rival irlandés -de carácter más técnico que puede gustar a ciertos sectores del BCE- su experiencia tras seis años al frente de la cartera de Economía. De hecho, recordó que es el miembro más veterano del Eurogrupo.

Sin embargo, el ministro no aclaró qué hará si no es elegido, un supuesto que dañaría tanto su imagen que haría difícil su continuidad en el Ejecutivo. Un escenario que De Guindos dijo no contemplar. Además, relativizó las críticas de quienes consideran que su perfil es demasiado político. «Siempre he defendido la independencia del BCE y lo seguiré haciendo», sostuvo. Asimismo, no quiso valorar el rechazo del PSOE a su candidatura, ya que esta formación apostaba por una mujer de perfil técnico. Precisamente, la portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, consideró que la decisión del Gobierno supone un «desprecio a las mujeres». Una denuncia que también compartió Unidos Podemos. En cualquier caso, esta oposición es más simbólica que efectiva a la hora de decantar la candidatura.

De Guindos salió al paso de estas críticas resaltando la importancia de que las mujeres accedan a puestos de responsabilidad europeos. Así señaló que en los próximos tres años quedarán libres cinco puestos importantes en el BCE y espera que se produzca en esos relevos un «mayor equilibrio de género».

Lograr una de las vicepresidencias del BCE es una cuestión de prestigio para España después de que perdiera ese asiento en 2012. Hasta entonces, había una tradición no escrita para que las cuatro grandes economías del euro (Alemania, Francia, Italia y España) contasen con presencia en el órgano ejecutivo del eurobanco. En este sentido, fuentes del Gobierno consideran que De Guindos se trata del «mejor candidato posible» para ese puesto.

Así, resaltan que su gestión al frente del ministerio fue clave para la recuperación de la economía española y con ello «garantizar la supervivencia del euro». Asimismo, consideran que ha sido un «actor decisivo» en el saneamiento del sistema financiero y el desarrollo de la Unión Bancaria. Estas mismas fuentes sostienen que es uno de los ministros de Economía «más reconocidos de Europa». A partir de ahora la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo mantendrá reuniones a puerta cerrada con los candidatos a ocupar el puesto. Después vendrá el decisivo Eurogrupo del 19 de febrero. Por último, llegarán las consultas no vinculantes con el Parlamento Europeo y el BCE. El nombramiento se producirá el 23 de marzo y tomará el cargo el 1 de junio por un periodo de ocho años no prorrogable.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos