El Gobierno aprobará en tres meses la 'tasa Google' para recaudar 600 millones

Así consta en una enmienda a los Presupuestos, que también elevarán hasta 40.000 euros la exención en premios de Loterías

D. VALERA MADRID.

El Gobierno deberá aprobar en tres meses la denominada 'tasa Google', es decir, el nuevo impuesto a las grandes tecnológicas. Así consta en una enmienda a los Presupuestos de 2018 pactada por PP y Ciudadanos ayer en el Congreso. Así, la iniciativa da tres meses para que el Ejecutivo presente a las Cortes su proyecto de ley con este gravamen. Una norma con la que el Gobierno espera recaudar 600 millones este año, según consta en el plan de estabilidad presentado a la Comisión Europea..

Precisamente, ayer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, defendió este nuevo tributo porque las gigantes digitales que generan un gran volumen de actividad «son las que menos impuestos pagan en España». Además, resaltó que se trata de una iniciativa de carácter europeo y que será de carácter temporal hasta que se llegue a un consenso a nivel internacional. El objetivo del Gobierno con este impuesto es aumentar los ingresos públicos para afrontar la subida de las pensiones.

En este sentido, la Comisión de Presupuestos del Congreso debate una enmienda del PNV pactada con el Ejecutivo para que estas prestaciones aumenten de forma general un 1,6% este año y puedan hacer lo propio en 2019 siempre y cuando el Pacto de Toledo no llegue antes a un acuerdo sobre su financiación.

En este sentido, la tramitación de las cuentas públicas de 2018 se encuentra en un punto decisivo con las votaciones esta semana de las enmiendas parciales en la comisión de la Cámara baja (después deben ser ratificadas en el pleno). Entre las iniciativas que saldrán adelante está elevar el mínimo exento en la tributación de los premios de Loterías de los 2.500 euros actuales a los 10.000 euros. La iniciativa ha sido pactada por el PP, Ciudadanos, PNV y UPN y también prevé aumentar esa exención hasta los 20.000 euros en 2019 y podría alcanzar los 40.000 euros en 2020.

Otra enmienda con visos de salir adelante al ser pactada por el PP y Ciudadanos es que la Agencia Tributaria pueda comprobar cualquier circunstancia que permita a las empresas, normalmente los bancos, convertir créditos fiscales diferidos en pérdidas contables, lo que reduce su base imponible y aminora la tributación en el Impuesto sobre Sociedades.

Asimismo, ambas formaciones pactaron excluir de los pagos fraccionados mínimos del Impuesto de Sociedades a las entidades de capital-riesgo, otras entidades de inversión colectiva de tipo cerrado y las sociedades gestoras de entidades de inversión colectiva de tipo cerrado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos