Un gasto público disparado, pero menor que la media europea

El Estado destina 122.171 millones a las pensiones contributivas, un 54% más que en 2007, pero casi 3 puntos menos del PIB que en la zona euro

L. PALACIOS MADRID.

El gasto en pensiones se dispara cada año a consecuencia del elevado ritmo de envejecimiento y a la mayor esperanza de vida. Así, solo en 2017 el Gobierno destinó más de 122.171 millones de euros para pagar las prestaciones contributivas, lo que supone un incremento del 3% respecto a 2016. Esta subida del gasto público no se deriva de la revalorización de las pensiones (que se mantienen por quinto año prácticamente congeladas con un alza mínima del 0,25%), sino de la entrada de nuevos beneficiarios, que además de aumentar el número de pensionistas (1,24 millones más que hace una década) incrementa de forma importante la cuantía a pagar, puesto que sus pensiones son mayores de las que abandonan el sistema.

Por algo el presupuesto destinada a esta partida es un 54% superior al de 2007, cuando no se llegaba a los 80.000 millones. Pese a ello, cabe resaltar que el incremento anual se ha reducido más de la mitad en los últimos años, pues si entre 2006 y 2010 la tasa crecía a un ritmo entre el 6% y el 7%, en los últimos cuatro años se sitúa en el entorno del 3%. Esto es debido a que tanto la reforma de 2011 como la de 2013 han colaborado sustancialmente en estabilizar el gasto, al retrasar la edad de jubilación, elevar el número de años que se computan para el cálculo de la pensión y al entrar en vigor el nuevo índice de revalorización, entre otros factores.

Aun así, el gasto medido en porcentaje de PIB que se dedica en España al pago de las pensiones es inferior a la media europea. Así, en 2016 destinó un 10,6% de su riqueza nacional, 3,2 puntos porcentuales más que en 2007 -según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social-, pero todavía 2,9 puntos inferior a la media de la zona euro. Los países que más elevan la media en el presupuesto que destinan a los mayores son los nórdicos, pero también aquellos que se llevaron la peor parte de la crisis: Grecia y Portugal.

5.000 millones extra

A este menor gasto se agarra la mayor parte de la oposición y los sindicatos para exigir al Gobierno que vuelva a revalorizar las pensiones en función de la evolución de los precios, algo que implicaría una subida mayor que el 0,25% actual.

Pero, ¿cuánto gasto extra representaría este incremento? El gasto adicional que supone el alza del 0,25% para 2018 supera los 305 millones de euros, según un informe elaborado por el sindicato USO. Teniendo en cuenta que el IPC interanual al finalizar 2017 ha sido del 1,1%, ajustar la revalorización a este índice supondría 1.343 millones. Pero para ser más exactos, además de la revalorización, habría que incorporar el incremento del gasto derivado de las nuevas pensiones y cuantías de las mismas, algo que en los últimos años ha estado en el entorno del 3%. En este caso, podría estimarse que el incremento total del gasto se situaría en el entorno del 4%, lo que supondría alrededor de 4.900 millones, según los cálculos de esta organización de los trabajadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos