Vuelve la rebaja del 20% para las cotizaciones de los empleados de hogar

Vuelve la rebaja del 20% para las cotizaciones de los empleados de hogar

Tras dos meses en los que se han tenido que pagar las cuotas íntegras, el Gobierno recupera la reducción con efecto desde el 1 de septiembre hasta el final de 2018

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

La medida ha pasado inadvertida porque iba ‘camuflada’ dentro del Real Decreto-ley 14/2017, de 6 de octubre, de reactivación del Plan Prepara. Pero las familias que tienen personal doméstico se han dado cuenta al recibir la ‘factura’ de la Seguridad Social del mes de septiembre. Y es que el Gobierno ha recuperado la reducción del 20% en las cotizaciones de los trabajadores incluidos en el Sistema Especial para Empleados de Hogar, que había eliminado en julio. Tras dos meses en los que los empleadores han estado pagando la cuota íntegra por sus trabajadores domésticos –entre 44,5 euros a los 238 euros mensuales, según las horas que estén contratados–, desde el 1 de septiembre vuelve a estar en vigor la citada rebaja, que llevaba aplicándose ininterrumpidamente desde 2012.

El citado decreto recoge: «Desde el 1 de septiembre de 2017 y hasta el 31 de diciembre de 2018, se aplicará una reducción del 20% a las cotizaciones devengadas por la contratación de las personas que presten servicios en el hogar familiar, y queden incorporadas en el Sistema Especial para Empleados de Hogar del Régimen General de la Seguridad Social, así como de quienes ya lo estuvieran desde un momento posterior al 1 de enero de 2012». La Seguridad Social no devolverá nada de las cuotas íntegras pagadas en julio y agosto, ya que esta medida no tiene efectos retroactivos.

Los datos

12.179 personas
están dadas de alta en el Régimen Especial de Empleados de Hogar. El 92% son mujeres.
2019 es el año
en el que se dejará de aplicar dicho régimen especial, sustituyéndose por las condiciones del Régimen General.

Los sindicatos venían reclamando que la rebaja en las cotizaciones volviera, pero no bajo la forma de una reducción sino de una bonificación, ya que de esta manera la Seguridad Social no perdería ingresos, pues sería el Estado a través de algún organismo –normalmente el Servicio de Empleo Público Estatal– el que se haría cargo de abonar la diferencia. Precisamente para las familias numerosas sí se ha optado por la fórmula de la bonificación, que llega al 45%.

Incentivar la regularización

La rebaja del 20% en las cuotas de los trabajadores domésticos lleva aplicándose desde 2012, que fue cuando se integró el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Empleados de Hogar en el Régimen General. El objetivo era incentivar a las familias a dar de alta al personal doméstico. Desde entonces, esta reducción se prorrogaba cada año incluyendo una mención en los Presupuestos Generales del Estado. Pero este año no se hizo así, y por tanto a partir de julio (cuando entraron en vigor) dejó de aplicarse el descuento. Los sindicatos alertaron del doble efecto negativo que tendría la subida de cuotas: por un lado, que el sobrecoste de la contratación acabara asumiéndola el trabajador, a través de una reducción de su sueldo o de las horas de contrato. Por otro lado, que la tendencia creciente de regularización del trabajo doméstico se resintiera.

Actualmente en la provincia de Málaga hay 12.179 personas dadas de alta en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Empleados de Hogar, de las que el 92% son mujeres y casi la mitad, de nacionalidad extranjera. La cifra ha ido creciendo de forma progresiva, pero se calcula que todavía hay un 30% de trabajadores domésticos que están sin regularizar.

El tipo de cotización vigente este año para los empleados de hogar es del 26,5% (22,1% a cargo del empleador y 4,4% a cargo del empleado). Este tipo se incrementa en 0,9 puntos porcentuales cada año, con el horizonte puesto en el 1 de enero de 2019, cuando dejará de aplicarse el Régimen Especial y el tipo de cotización y la distribución entre empleador y empleado serán las establecidas para el Régimen General: 28,3% (23,60% a cargo de la empresa y 4,7% a cargo del trabajador). Sin embargo, esto no implicará la equiparación total de los trabajadores domésticos con el resto de cotizantes, pues seguirán –si no hay cambios– sin tener derecho a desempleo y otros beneficios sociales. Esto es algo que critican los sindicatos, que piden la homologación plena de derechos.

Fotos

Vídeos