Diario Sur

Las novedades fiscales de 2016 auguran un año de luces y sombras

Las novedades fiscales de 2016 auguran un año de luces y sombras
  • Los salarios suben un poco por la bajada del IRPF, pero se endurecen las condiciones para pymes y autónomos. Los expertos aún ven lagunas y piden normas más claras

Los Presupuestos Generales del Estado para 2016 contemplan ingresar más de 75.400 millones de euros en concepto de IRPF y superar por primera vez los 62.000 millones en IVA, alcanzando niveles históricos. Más allá de las previsiones de Hacienda (para muchos excesivamente optimistas), la pregunta que el contribuyente se hace es cómo afectarán esos cálculos a su bolsillo.

En el caso del IVA, el Gobierno se aferraba sobre todo a la subida del consumo, porque apenas habrá cambios en los tipos, sin contar lo que pueda suceder en cuanto tome posesión un nuevo Ejecutivo. En cuanto al IRPF, los Presupuestos estiman que los ingresos crecerán un 3,4%, a pesar de que en enero se ha dado un nuevo paso en la reforma fiscal que supuso una bajada de tipos.

Esta medida augura un ligero incremento en la nómina de los españoles, aunque los expertos señalan que, en general, las novedades fiscales para 2016 son poco significativas, sobre todo teniendo en cuenta que 2015 sí que fue un año de mucho ajetreo. «El IRPF sigue siendo un impuesto sobre los rendimientos del trabajo que soporta una carga muy superior a la que estadísticamente les correspondería», opina Rubén Candela, responsable del despacho malagueño Candela Asesores y delegado autonómico de la AsociaciónEspañola de Asesores Fiscales (Aedaf).

Eduardo Cortés, presidente de la Asociación Profesional de Técnicos Tributarios y Asesores Fiscales de Andalucía (Aptta), reconoce que habrá «bajada de impuestos», pero «poco relevante individualmente». «Lo que sí se aprecia es un endurecimiento para el pequeño empresario, para las pymes y para el emprendedor en definitiva», añade. «Como los efectos de la segunda fase de la rebaja fiscal en el IRPF de 2016 se adelantaron a julio de 2015, ahora hay pocas novedades de calado», apunta por su parte el secretario general del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo, para quien el alcance de la citada reforma es «desigual», al «permitir un mayor ahorro cuanto mayores sean también los ingresos».

Lo que sí se han introducido son numerosas modificaciones de carácter técnico que traen de cabeza a muchos profesionales, y que abren la puerta a más errores en la interpretación de una normativa ya farragosa de por sí. «Al colectivo profesional de la asesoría fiscal le preocupa más esta amalgama de normas poco concluyente que deja grandes lagunas en su aplicación. Todo sería más fácil y daría lugar a una recaudación más justa si las normas no conllevaran tantas dudas al contribuyente», opina Eduardo Cortés.

«Bombardeo» de control

Esta por ver si continuará el ritmo de actuaciones de las oficinas de gestión. Cortés habla de un «verdadero bombardeo de requerimientos, peticiones de datos, control de libros, liquidaciones paralelas y un largo etcétera que en una mayoría de los casos lo que hacen es entorpecer al empresario, al asesor y a la propia Agencia Tributaria». Para RubénCandela, implican una «enorme presión fiscal indirecta», al obligar a muchas empresas y profesionales a realizar «esfuerzos permanentes». Candela hace referencia a la lista de morosos de renombre publicada recientemente: «No sé si habría que redireccionar efectivos de la Agencia en otra dirección, porque da la impresión de que aquí se pretende que muchos estén súper controlados y otros de los grandes ‘se están yendo de rositas’».

IRPF. La rebaja en un 3% subirá ligeramente el poder adquisitivo

Las novedades fiscales de 2016 auguran un año de luces y sombras

. La bajada en el IRPF que se comenzó a aplicar en verano alcanza su segunda fase este mes. El descenso de los tipos, entre el 2,02% al 3,01%, conllevará un «ligero mayor poder adquisitivo» del contribuyente, señala Eduardo Cortés, aunque variará en función de los ingresos. La mayoría de los contribuyentes ganará en su nómina entre 20 y 35 euros más al mes, teniendo en cuenta las estadísticas del INE, que fija el sueldo medio en 22.726 euros. Gestha, por su parte, cifra en unos 80 euros al año la media de ahorro para el conjunto de los contribuyentes.

«Se reduce el número de tramos de la tarifa y los tipos caen del 24,75% al 19% el mínimo y del 52 al 45% el máximo. Éste vuelve al nivel que tenía en 2011 y el mínimo se sitúa cinco puntos por debajo del que tenía en aquella fecha», resalta Rubén Candela, que, no obstante, objeta que se han eliminado o disminuido algunos incentivos interesantes, como la inversión en vivienda o la aportación a planes de pensiones, «lo que en algunos colectivos encarece la factura fiscal».

Desde Gestha, José María Mollinedo advierte de que, al reducir el tipo marginal del primer tramo de ingresos hasta 12.450 euros, se reduce la cuota correspondiente a los mínimos personales y familiares, «lo que aumenta el gravamen de todos los declarantes cualquiera que sea su tramo de ingresos».

En lo que respecta al tramo autonómico (el IRPF es un impuesto compartido al 50% entre el Estado y comunidades), Susana Díaz ya anunció una rebaja de dos puntos del gravamen, salvo para rentas por encima de 60.000 euros.

Autónomos. Sube la base de cotización y se eleva la cuota mínima

Las novedades fiscales de 2016 auguran un año de luces y sombras

málaga. Varias son las novedades que afectan al colectivo de autónomos, aunque parece claro que seguirá sin cumplirse una de sus principales reivindicaciones: pagar menos impuestos. De hecho, la cuota del autónomo pasará de 264,44 euros a 267,04 euros, al subir la base de cotización un 1%. En el caso de autónomos de entidades mercantiles, la cuota será de un 318,00.

«En cuanto a las retenciones de profesionales, estas ya fueron rebajadas en julio de 2015, continuando igual para 2016: 15% y 7% para nuevas actividades», apunta el presidente de Aptta,EduardoCortés.

Por otra parte, bajan los límites para tributar por módulos. Rubén Candela lo explica así: «Hasta ahora, el límite general estaba situado un unos ingresos de 450.000 euros, y pasa a 150.000, además de otros supuestos especiales que también expulsan del régimen, como superar compras por 150.000 euros en el ejercicio anterior o realizar operaciones por las que haya obligación de expedir factura por más de 75.000 euros. Esta claro que se pretende reducir a la mínima expresión las posibilidades de fraude».

La tarifa plana de la Seguridad Social para nuevas altas ha sido de las pocas alegrías de los autónomos. Se redondea a 50 euros exactos la cuota durante los seis primeros meses y quienes contraten a trabajadores podrán seguir beneficiándose de la medida.

Mientras, el colectivo está expectante con lo que pueda decidir un nuevo Gobierno, en tanto que todos los partidos llevaban en sus programas medidas encaminadas a reducir la presión fiscal que soportan desde hace años.

Sociedades. El tipo de gravamen se reduce del 28% al 25%

Las novedades fiscales de 2016 auguran un año de luces y sombras

Es otra de las figuras tributarias que más modificaciones ha sufrido en los últimos años y 2016 no es una excepción. Rubén Candela, delegado autonómico de Aedaf, habla de «continuos reparcheos» que se vienen realizando en el Impuesto de Sociedades desde 2011.

La reforma aprobada en 2014 establece para este año la rebaja del tipo de gravamen del 28% al 25% para la gran mayoría de las empresas. Candela señala otras novedades: «implantación de la llamada reserva de capitalización que permitirá una reducción adicional del tipo de un 10%; y un nuevo sistema de amortizaciones y supresión de determinados incentivos que pretenden acercar el tipo nominal y el efectivo». Desde Aptta, Eduardo Cortés recuerda que se mantiene la tributación al 15% para aquellas entidades de nueva creación para los dos primeros periodos, con la idea de favorecer la creación de empresas. Cortés añade que otras entidades que antiguamente estaban parcialmente exentas, como los colegios profesionales, estarán obligados a declarar si sus ingresos totales superan los 75.000 euros.

Por otro lado, a partir de este año se estrenan en este impuesto las sociedades civiles con objeto mercantil o las comunidades de bienes, que antes tributaban a través del IRPF. Eduardo Cortés apunta a las «grandes lagunas legales» que han generado estos cambios. Hacienda incluso tuvo que publicar un aclaratorio.

«Ello trae consecuencias muy alarmantes para un colectivo muy amplio, no ya solo por la tributación en sociedades sino por la operatividad en sí misma», indica el presidente de Aptta. Mollinedo, de Gestha, apunta que las sociedades civiles que se disuelvan este año gozarán de algunas exenciones.

Ahorro. Ojo con el rescate de los planes de pensiones

Las novedades fiscales de 2016 auguran un año de luces y sombras

Los ahorradores se enfrentarán a pocos cambios a la hora de hacer su declaración. La escala de gravamen de la renta del ahorro se rebaja en medio punto en cada uno de los tramos, quedando en un 19% para un máximo de 6.000 euros, 21% para el tramo entre 6.000 y 50.000 euros y 23% para cantidades por encima de 50.000.

José María Mollinedo agrega que aumenta del 10 al 15% el porcentaje de compensación entre los rendimientos del capital mobiliario incluidos en la renta del ahorro y las ganancias y pérdidas patrimoniales originados por transmisiones patrimoniales.

Rubén Candela recuerda que en 2015 se redujo de 10.000 a 8.000 euros la aportación máxima para minorar la cuota del IRPF a través de los planes de pensiones, los cuales no tributan como producto del ahorro, sino como rendimiento del trabajo cuando se rescatan.

Este límite se mantiene este año y en muchos casos conlleva una bajada importante del tipo impositivo, tal y como subraya Eduardo Cortés, quien, no obstante, advierte de que la recuperación de las aportaciones «no son gratuitas» para el contribuyente y hay que analizar bien cada caso antes de hacerlo.

«A la hora del rescate o cobro por jubilación, Hacienda pasa la factura: tributa como rendimientos del trabajo al tipo impositivo de la escala en ese momento. El rescate en forma de capital (de una sola vez) no siempre es aconsejable ya que, a pesar de tener alguna reducción para aportaciones anteriores 2007, suele resultar más gravoso. Hay que estudiar caso a caso para ver la conveniencia o no para percibir las rentas o mensualmente o en forma de capital», explica el presidente de los asesores fiscales de Andalucía.

Impuestos municipales. Los ayuntamientos pisan el freno de la presión fiscal

Las novedades fiscales de 2016 auguran un año de luces y sombras

La mayoría de los malagueños pagará este año menos impuestos a sus ayuntamientos, que parece que definitivamente echan el freno a la presión fiscal. En el caso de la capital, la mayoría de los tributos y tasas se han congelado, salvo las plusvalías, que se reducen en un 3,2%. El equipo de gobierno pretende además ampliar el número de familias que pueden beneficiarse de las ayudas al IBI para bonificarse hasta el 50% de la cuota, aumentando el límite de ingresos que se exigía para optar a ellas.

Tampoco cambian las tarifas de los autobuses de la EMT, el SARE o la grúa municipal. Según el alcalde, Francisco de la Torre, Málaga ingresará entre 10 y 15 millones de euros menos en concepto de recaudación. En Marbella, el Ayuntamiento aún no ha aprobado el Presupuesto para 2016, pero se da por hecho una bajada de ingresos. El alcalde, José Bernal, ya anunció en septiembre una rebaja de seis puntos en el tipo del IBI para compensar la subida del valor catastral de las viviendas. A ello hay que sumar los efectos de la anulación judicial del PGOU de 2010.

En otros municipios como Estepona y Alhaurín de la Torre, los valores catastrales se reducen, lo que implicará otra disminución en el recibo del IBI. Como en Málaga, la mayoría de los ayuntamientos de la provincia han optado por congelar el resto de las figuras tributarias.

Por otra parte, muchos propietarios de fincas pagarán menos IBI debido a los cambios legislativos introducidos tras una sentencia del Tribunal Supremo que harán que estos terrenos vuelvan a tributar como rústicos, aún cuando fueran clasificados como urbanizables. Aunque no hay cifra, se estima que son miles las fincas afectadas.