Las familias sacan 50.000 millones de depósitos en un año por su baja rentabilidad

Al mismo tiempo, tienen 27.600 millones más en fondos, cuyas subidas les permiten que su riqueza financiera mejore un 4% en un año

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. La depreciación sufrida por los productos de ahorro clásicos provoca una sangría de capitales que va de los depósitos a otros activos bursátiles. La tendencia es imparable en un contexto dominado por los tipos de interés en el 0%: en el último año, los ciudadanos han retirado 49.448 millones de euros de productos a plazo hasta situar la cuantía en 229.474 millones, un 17,7% menos.

Las cuentas financieras actualizadas por el Banco de España, con datos del tercer trimestre de 2017, muestran la tendencia descendente que viven los depósitos desde que en 2014 el Banco Central Europeo (BCE) modificara su política monetaria para salvar a la zona euro del colapso. En 2012, el importe destinado a depósitos superaba los 447.000 millones, una cifra que se ha reducido a la mitad.

Sí se mantiene más estable la cuantía de dinero ahorrado en cuentas disponibles (a la vista, corrientes, etc.). Su volumen asciende a 560.802 millones de euros. En el caso del dinero en efectivo se sitúa en 61.458 millones. Entre todas estas modalidades de ahorro clásico representan un 40% de los activos financieros de los que disponen los españoles, tras perder más de un punto en el peso del patrimonio de cada familia en un año.

La deuda de los hogares se ha reducido un 8,5% en el último año hasta los 1,8 billones de euros

En sentido contrario a los depósitos se han comportado los fondos de inversión, cuyo patrimonio superaba los 305.800 millones de euros hasta septiembre de 2017, un 10% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Su volumen se ha incrementado en 27.597 millones de euros en 12 meses. También lo ha hecho el del patrimonio invertido en acciones de Bolsa, con 132.724 millones de euros, un 7% más que un año antes. En el caso de los seguros -planes de pensiones, rentas periódicas, etc.- acumulan 353.268 millones.

La imposición de los productos financieros ligados a los mercados en detrimento de los clásicos activos de ahorro es la razón que explica la mejora en la riqueza global acumulada por las familias durante el año pasado hasta los 1,33 billones de euros, lo que supone un crecimiento del 4,3% interanual. Estas posiciones representan ya un 115,8% del Producto Interior Bruto (PIB).

Extra de 31.000 millones

El supervisor bancario refleja en su informe que la riqueza de los hogares se mantiene por encima de los niveles previos a la crisis. En concreto, los activos de los que disponen ahora en términos netos -sin descontar la deuda- supera los 2,10 billones de euros, un 2,8% más que un año antes. Esta circunstancia se explica por una mayor adquisición de activos financieros por valor de 25.000 millones y unas revalorizaciones que han aportado ganancias de 31.000 millones.

La situación patrimonial media de los ciudadanos sigue mejorando gracias al proceso de desapalancamiento que están realizando los ciudadanos para quitarse lastre de la deuda. Los compromisos adquiridos con los bancos a través de todo tipo de préstamos tienen un valor de 1,8 billones de euros hasta el tercer trimestre del año pasado, esto es, casi un 160% del PIB, lo que supone una reducción de 8,5 puntos con respecto a 2016.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos