Facebook se desploma un 7% al revelarse datos de usuarios con fines políticos

Una consultora obtuvo información de millones de perfiles de la red social que habrían acabado en manos de la campaña de Donald Trump en 2016

J. M. CAMARERO MADRID.

Las acciones de Facebook sufrieron ayer la mayor caída experimentada en la Bolsa durante los cinco últimos años, lo que provocó no solo la sangría de su valoración bursátil, sino también el deterioro de otras cotizadas tecnológicas y el retroceso generalizado del mercado en EE UU. Los títulos de la red se dejaron un 7%, por debajo de los 180 euros, en lo que supone un drenaje de unos 40.000 millones de dólares de capitalización, esfumados en una sola sesión de Wall Street.

Este descenso sucede a las revelaciones ofrecidas durante el pasado fin de semana por varias publicaciones anglosajonas, en las que pusieron sobre la mesa el conocido como 'caso Cambridge Analytica'. Su investigación apunta que la consultora británica con esa misma denominación obtuvo en 2014 datos de más de 50 millones de perfiles de la red social en Estados Unidos y los utilizó para construir un programa informático destinado a predecir las decisiones de los votantes e influir posteriormente en ellas.

La pérdida de confianza de los inversores de Wall Street sobre Facebook se extendió al resto de valores del mismo sector que también cotizan en Bolsa. En concreto, firmas como Alphabet llegaron a perder más de un 3%, mientras que Amazon, Netflix o Twitter cayeron más de un 2% en varios momentos de la sesión. En su conjunto, el mercado norteamericano sucumbió a estos retrocesos generalizados. El Nasdaq se dejó casi un 3% y el Dow Jones perdió en el entorno de un 2%.

El mero hecho de dejar escapar información de millones de usuarios puede costarle a Facebook una multa millonaria por posible violación de la regulación de la Comisión Federal de Comercio de EE UU con la que se intenta proteger la privacidad de los perfiles en redes.

Sin embargo, el caso va más allá de esa posible sanción, porque la fiscal general del Estado de Massachusetts también ha anunciado la apertura de una investigación sobre la relación entre Facebook y Cambridge Analytica, ya que esta consultora fue contratada en junio de 2016 por la campaña presidencial del entonces republicano Donald Trump, por seis millones de dólares.

De esta forma, se abre la posibilidad de establecer una supuesta conexión de intereses entre el entonces aspirante y el tratamiento de información personal de millones de posibles votantes en las elecciones del mes de noviembre de aquel mismo año para el relevo en la Casa Blanca. Según la versión de los dos diarios que han descubierto el caso - 'New York Times' y 'The London Observer'-, el origen del conflicto se situaría en los trabajos elaborados por un profesor de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), quien accedió a perfiles de millones de usuarios que descargaron una aplicación para Facebook que ofrecía un servicio de predicción de personalidad «con fines académicos».

En principio, fueron unos 270.000 los titulares de cuentas de Facebook que dieron su permiso para que la aplicación accediera a su información personal, pero también a la de sus contactos. Por ello, la actuación se amplió una red de 50 millones de usuarios. A partir de ese momento, el profesor proporcionó después toda esa información a terceros, entre ellos la consultora Cambridge, que habría infringido las normas de la red social.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos