Estados Unidos mantendrá su pujanza de la mano del consumo y la inversión

Donald Trump. :: afp/
Donald Trump. :: afp

Afianzará su crecimiento hasta el 2,5% mientras reducirá el paro al 4%, a la espera de los efectos de la reciente reforma fiscal

J. M. CAMARERO MADRID.

La Reserva Federal norteamericana (Fed) ha despedido el año augurando mejores condiciones económicas para la primera potencia mundial de las que el propio organismo monetario había previsto hasta ahora. Estados Unidos puede seguir presumiendo de crecimiento del PIB (con un alza del 2,5% frente al 2,1% anticipado hasta ahora), la caída del paro (la tasa se situará por debajo del 4%) y un auge de la inversión.

La economía norteamericana mantendrá el ritmo que tenía hasta ahora, sin dar síntomas de debilidad. Tanto es así que la Fed ya ha anunciado su intención de subir los tipos de interés hasta en tres ocasiones, situándolos más allá del 2%. «La ejecución de esta medida dependerá del impacto que tenga la reforma fiscal», explica Ignacio Perea, director de inversiones de Tressis. La propuesta del presidente Donald Trump pasa por rebajar buena parte de los impuestos para impulsar la actividad empresarial y dotar de más rentas a los ciudadanos, con las críticas de parte de la oposición sobre el efecto perverso que tendrá sobre el presupuesto y las ventajas que tendrán los contribuyentes con mayor patrimonio.

En concreto, la rebaja fiscal podría suponer un drenaje de 1,5 billones de dólares, según las estimaciones de los expertos. Así será después de que el Impuesto de Sociedades caiga del 35% al 21%, en lo que es la mayor rebaja de la historia reciente. Además, el tramo máximo de la renta para quienes tengan mayores ingresos se reducirá del 39% al 37% mientras se duplicará el mínimo exento hasta 12.000 dólares. Estas medidas fiscales «deberían ampliar el sólido ciclo económico durante un año más», indican desde Credit Suisse. Las previsiones más optimistas anticipan que a la mejora del consumo privado se unirá «el dinamismo de la inversión, que está recuperando fuerza tras la ralentización sufrida en 2016», según las perspectivas de Santander Asset Management.

En esta firma anticipan que los indicadores adelantados -las primeras estadísticas que llegan a los organismos oficiales- siguen moviéndose «en zona de máximos» tras el repunte que iniciaron a raíz de la victoria de Trump en las elecciones presidenciales de hace ahora un año.

Por ahora, Estados Unidos vivirá un nuevo ejercicio en estado de gracia, con una economía que se encuentra «en una fase madura», como apuntan desde Banca March. «No se aprecian señales de un incremento de los riesgos de recesión» a corto plazo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos