El Estado retoma el proceso de privatización de Bankia

J. M. CAMARERO MADRID

La operación de venta del capital que la Administración mantiene en Bankia se ha reanudado con los trámites iniciales necesarios para llevar a cabo otra privatización parcial de la entidad: el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ya ha adjudicado el trabajo de asesoramiento en todo este proceso al banco de inversión Nomura. Esta firma de origen japonés será la encargada de guiar al Estado en la desinversión, según consta en el registro de contrataciones del FROB.

Esta adjudicación ha sido concedida por 100.000 euros -frente a los 400.000 fijados en la licitación-, y supondrá el desarrollo de los trabajos de asesoramiento durante dos años y medio -prorrogable otros seis meses-, un plazo en el que el Estado podría ir deshaciéndose de parte de Bankia. Al proceso acudieron tres firmas de inversión interesadas de las cuatro invitadas.

Por ahora, el Estado posee un 65,9% del accionariado de Bankia, aunque el ministro de Economía, Luis de Guindos, anticipó en julio su intención de explorar la colocación parcial de esa participación, siempre que se dieran las circunstancias óptimas de mercado con las que se pueda recuperar el mayor volumen de capital posible tras el rescate concedido al grupo financiero por más de 24.000 millones. Aún se desconoce tanto el tamaño del paquete de títulos del que se desprendería el FROB, así como el momento en el que se realizará la venta.

La intención del Ejecutivo pasaría por realizarla una vez que culmine la integración de Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN), prevista para antes de finales de año. El próximo 14 de septiembre, las juntas de ambas entidades votarán la operación de absorción.

A principios de 2014, el Estado vendió un 7,5% de Bankia a inversores institucionales por unos 1.300 millones, lo que implicó unas plusvalías de 300 millones para la matriz BFA. La acción de Bankia cerró ayer en los 4,12 euros, tras revalorizarse un 50% en el último año.

Fotos

Vídeos