El Estado da por perdidos 1.400 millones más de lo previsto del rescate por Bankia y BMN

El Banco de España calcula ahora que solo revertirán al erario público 14.275 millones, lo que supondría un 27% de lo inyectado al sector

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

Nueva revisión a la baja de las estimaciones del dinero que se podrá recuperar de las ayudas otorgadas a la banca en la crisis. Ya no serán, como máximo, 16.200 millones los que reviertan en las arcas públicas con la devolución de los diferentes programas de capital concedidos por el Estado, sino que la cifra ascenderá a 14.275 millones en el mejor de los casos. Esto es un 12% menos de la anterior previsión. Esta actualización de los cálculos que el Banco de España publicó ayer, con datos a cierre de 2016, refleja una peor expectativa de la cuantía que se obtendrá por la venta de la participación -en el entorno del 65%- que el Estado tiene en Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN).

A la espera de que culmine la integración de ambas entidades nacionalizadas -el día 14 tendrán lugar las juntas de accionistas que aprueben la operación-, el valor que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) otorga a ambos bancos es menor que el que reflejaba el último informe, del mes de junio. El «importe recuperable» -así lo denomina el supervisor- máximo de Bankia ahora ascendería a 9.260 millones, frente a los 9.734 millones anteriores. Aún peor es el 'agujero' que dejaría BMN, con unas perspectivas de devolución de 538 millones, frente a los 1.453 millones que se esperaban conseguir en la última previsión oficial. Ambas suman los 1.389 millones menos que dejará de ingresar el Estado.

Sin embargo, la realidad bursátil puede ser mucho más tozuda que los cálculos del supervisor. Desde que el ministro de Economía, Luis de Guindos, anticipara en julio su intención de que el FROB comenzara a analizar la venta de otro paquete de Bankia -en la anterior ocasión se desprendió de un 7%-, los títulos de la entidad se han depreciado casi un 16%, y cedió ayer hasta los 3,8 euros. De Guindos siempre ha apostado por que la operación se lleve a cabo en un momento «adecuado» para «optimizar al máximo» la venta y conseguir una mayor recuperación de las ayudas.

El supervisor también anticipa en su informe que el importe obtenido hasta ahora de las devoluciones realizadas por varias entidades «se incrementará» no solo con la venta de las participaciones que el FROB tiene en Bankia y BMN, sino también por la amortización de las obligaciones convertibles del Banco CEISS por 604 millones, una operación que ha sido materializada el 1 de septiembre por su propietario -Unicaja-, y que se reflejará en los estados financieros de este ejercicio. Así, el importe recuperable global ascenderá a 10.402 millones frente a los 11.800 millones estimados en el último informe.

Esas son las previsiones, porque los datos oficiales indican que, hasta ahora, la Administración solo ha recuperado 3.873 millones de esas inyecciones, esto es, apenas un 7% de lo que se gastó en el rescate. La cuantía ha mejorado con respecto al último informe, al incorporarse ya el reintegro de los 407 millones de Caja 3 amortizados anticipadamente por Ibercaja Banco -el actual propietario de la entidad-; además de los 124 millones amortizados también antes de plazo por Liberbank.

Si finalmente se confirma que a esos 3.875 millones recibidos se suman los 10.402 millones esperados, la cuantía total apenas representan un 27% de los 54.353 millones que el FROB inyectó en concepto de ayudas directas a parte de la banca en los peores momentos de la crisis. Cualquier nueva revisión a la baja o al alza dependerá de por cuánto se vendan finalmente Bankia y BMN.

Otros apoyos millonarios

Más allá de esas inyecciones de liquidez que el FROB otorgó a determinadas entidades, la ristra de apoyos financieros se distribuye en todo tipo de instrumentos, como los 1.803 millones concedidos por el Fondo de Garantía de Depósitos para adquirir acciones no cotizadas de entidades controladas por el FROB (Nova Galicia Banco y Catalunya Banc), de las que se han recibido 673 millones de euros.

Un tercer grupo de ayudas estaría constituido por los esquemas de protección de activos (EPA) -un instrumento que implica menor necesidad de provisiones a la banca- alcanzaron los 883 millones otorgados por el FROB más otros 10.008 millones procedentes del Fondo de Garantía. Si se suman las inyecciones, los EPA y las garantías, sumarían 62.754 millones. A esa cuantía habría que añadir los 110.895 millones concedidos por el Estado en avales, aunque tras los vencimientos de los mismos, estos se encuentran cancelados en su totalidad sin que se registraran pérdidas.

Por último, hay que tener en cuenta los 16.300 millones en créditos urgentes concedidos entre 2009 y 2013 -ya se han amortizado-, así como la aportación de fondos públicos a la Sareb -el banco 'malo'- por 2.192 millones, más los casi 41.000 millones en avales.

Fotos

Vídeos