El 57% de los españoles sigue sin fiarse del 'roaming gratis'

Un 70% de los europeos asegura que ellos o sus allegados se han beneficiado de la 'medida estrella' adoptada por la UE el pasado 15 de junio

ADOLFO LORENTE

BRUSELAS. El fin del 'roaming' ha sido uno de los grandes logros que la UE ha conseguido en los últimos años. Así es como se gana la batalla del relato, permitiendo que un español que viaja de fin de semana a París pueda usar su teléfono móvil como si estuviese en su casa. Que pueda comunicarse con sus amigos o consultar Internet con las mismas tarifas, sin sufrir recargos adicionales de itinerancia, el temido 'roaming', cuya acta de defunción se publicó el 15 de junio.

Costó casi una década de complicadísimos tiras y aflojas burocráticos pero al final, se logró y Bruselas cantó victoria como nunca. De ahí que la Comisión Europea decidió encargar un Eurobarómetro para sacar pecho. Es cierto que puede hacerlo, que hay datos sin duda positivos, pero la realidad no es tan idílica como se creía. De hecho, uno de los grandes títulos que arroja la encuesta es que un 60% de europeos (el 57% de españoles) sigue sin fiarse de los operadoras de telefonía móvil cuando viajan a otros países de la UE al confesar que hacen un «uso restringido del móvil».

Pero si ya no hay 'roaming', si las compañías informan nada más llegar al nuevo país de que seguirán vigentes las tarifas nacionales, si todo es tan garantista... ¿Qué pasa entonces? Lo dicho, mucha gente sigue sin fiarse, no cabe otra explicación. «Aún hay margen para un cambio más amplio en el comportamiento», admite el estudio.

Pero Bruselas, como casi siempre, apostó por ver el vaso medio lleno destacando, por ejemplo, que el número de europeos que han usado el móvil en el extranjero igual que en su casa «se ha duplicado». Cierto, pero ojo, ha pasado de un 15% al 31%, porcentaje muy bajo. Porque si uno hace de abogado del diablo puede quedarse con la lectura de que ese 31% también significa que el 69% no se se atreve a dar el paso y manipula su celular con el freno echado.

Ayer, lo que tocaba era sacar pecho. «Este es un ejemplo concreto de una UE que mejora la vida de los ciudadanos europeos. La llamada 'itinerancia como en casa' está funcionando: los clientes la aprecian, el consumo aumenta y la demanda de servicios móviles durante los desplazamientos es muy alta», según la comisaria de Economía y Sociedad Digitales, Mariya Gabriel.

La encuesta revela que el 71% de los europeos saben que las tarifas de itinerancia han dejado de existir, y el 72% cree que se beneficiará de esta medida impulsada en la Unión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos