España, entre las peores economías avanzadas en los trámites para iniciar un negocio

J. A. BRAVO

madrid. España da una cal y otra de arena a empresas y emprendedores a la hora de que éstas puedan montar un negocio aquí. De hecho, en los parámetros que utiliza el Banco Mundial para medir ese grado de burocracia -dentro de su informe 'Doing Business', publicado ayer- su calificación no pasaría de regular.

Ha subido cuatro puestos en la clasificación general -hasta el 28 entre 190 países-, pero no pasa de ocupar una posición discreta en la mitad de la tabla entre las economías desarrolladas (OCDE). De este último club de 33 privilegiados, tiene a 17 Estados por delante y otros 15 por detrás.

La mejor de la lista es Nueva Zelanda, con una puntuación de 86,5 sobre 100, seguida de Singapur (84,6), Dinamarca (84), Corea del Sur (83,9) y Hong Kong (83,4). España no pasa de los 77 puntos, casi en línea con Francia (76,1) y por debajo de Alemania (79). Cierran la lista dos países africanos, Eritrea y Somalia, con apenas una veintena de puntos.

Pero, según donde se mire, el vaso para España se puede ver medio lleno o medio vacío. Así, está entre los 25 mejores (puesto 19) a la hora de resolver insolvencias, en la protección de los inversores minoritarios (24) y también en el cumplimiento de contratos (26). Incluso en comercio transnacional es la primera.

Por el contrario, desciende a puestos bajos en conceptos como la obtención de crédito (cae a la posición 68), las facilidades para comenzar un negocio (86) -en España el proceso dura una media de 13 días y el coste alcanza el 4,8% del ingreso medio por habitante- y la concesión de permisos para construir (123).

Fotos

Vídeos