España, lastrada por el pasivo autonómico, más endeudada que nunca con 1,13 billones

El auge reciente del PIB ha permitido rebajar la tasa de deuda en una décima, hasta el 100%, lejos del 98,8% previsto para el cierre de año

JOSE M. CAMARERO MADRID.

No hay manera de que el Gobierno consiga reducir, al menos mínimamente, el endeudamiento que soportan las administraciones públicas de España, y ello a pesar de que la recuperación económica debería ayudar a aliviar estos compromisos con los acreedores. Hasta el pasado mes de junio, la deuda de Estado, comunidades autónomas y entes locales se situó en los 1,13 billones de euros, lo que supone la cuantía más alta que se ha acumulado hasta ahora en toda la historia del país, según los datos publicados ayer por el Banco de España.

El comportamiento de la deuda pública en el segundo trimestre fue a peor, con un alza de otros 8.890 millones de euros, esto es, un incremento del 0,8% con respecto a los tres primeros meses del año. De este modo, el importe de todo el dinero que debe el país representa ya la misma cuantía que la riqueza generada en estos momentos. Esto es, el 100% del Producto Interior Bruto (PIB).

Hay que apuntar que este ratio se ha situado en otras ocasiones anteriores por encima del 100%. Así lo hizo entre enero y marzo, cuando se encontraba en el 100,1%. No obstante, al mejorar la riqueza nacional de forma más rápida de lo que lo ha hecho el pasivo del país, tras el tirón experimentado desde Semana Santa hasta el comienzo del verano -en buena parte por los ingresos derivados del nuevo récord turístico que lleva registrando desde principios de año-, ello ha permitido rebajar la tasa en una décima en ese periodo. Este dato alcanzó su peor registro en el primer trimestre de 2016, cuando se situó en el 100,8% del PIB, una cota que después descendería progresivamente hasta el 99% a finales de ese año para, a continuación, volver a ascender hasta las referencias actuales.

Por ahora, el objetivo de que la tasa de deuda pública baje hasta el 98,8% del PIB a finales de ejercicio se complica. Aunque desde el Ejecutivo confían, como ya han indicado fuentes del Ministerio de Economía en varias ocasiones, que cuando culmine este ejercicio se logrará llegar al tipo comprometido ante la Comisión Europea, que se sitúa dos décimas por debajo del 99%.

En el último año la deuda pública se ha incrementado en 30.790 millones de euros, desde los 1,10 billones acumulados a mediados de 2016. Eso sí, el Gobierno se puede aferrar a la posibilidad de que el PIB siga creciendo de forma considerable durante el segundo semestre para compensar el hecho de que las nuevas emisiones y subastas no lastren la tasa de endeudamiento.

El Estado, principal tenedor

El Banco de España confirmaba ayer su previsión de que el PIB termine el año con un alza del 3,1%, al tiempo que estimaba que la mejora de la riqueza económica será del 0,8% en el tercer trimestre, solo una décima menos que a mediados de 2017.

De todos los compromisos con acreedores que tienen las administraciones públicas, 996.149 millones se encuentran en manos del Estado, el verdadero tenedor de esa deuda, con un incremento del 0,8% con respecto al primer trimestre.

Pero ha sido en el caso de las comunidades autónomas, con 285.907 millones a deber, las que más han incrementado esa deuda en términos proporcionales y con mayor rapidez, al avanzar un 2,3% hasta junio. Por su parte, los ayuntamientos también han aumentado su pasivo un 2,2% en ese periodo, hasta los 32.412 millones de euros. Por su parte, la Seguridad Social ha mantenido sus compromisos en prácticamente 17.200 millones, la misma cifra registrada entre enero y marzo, así como similar a la del último tramo del año pasado.

Los tres territorios que acumulan un mayor porcentaje de deuda con respecto a su PIB son la Comunidad Valenciana, donde representa más de un 41% de su riqueza económica; Castilla La Mancha (36,7%); y Cataluña (35,4%). En el lado opuesto se encuentran País Vasco (15,3%), Madrid (15,1%) y Canarias (16,8%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos