España alcanza su récord de exportaciones a pesar de la atonía del sector del automóvil

El déficit comercial se incrementa tres veces más que las ventas al exterior por el auge de las importaciones al hilo de la recuperación interna

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

La actividad económica vive en un doble estado de gracia impulsado por las empresas, que cada vez colocan más productos y servicios en otros países; pero también por un consumo interno, que explica el grueso del crecimiento del PIB y que obliga a comprar cada vez más bienes al extranjero. Por mucho que las exportaciones batieran su máximo histórico tras aumentar un 9% en 2017, España registró un déficit comercial (diferencia entre compras y ventas al extranjero) de 24.744 millones de euros, lo que supuso un incremento del 31,9% frente al ejercicio anterior.

El descuadre de la balanza comercial creció hasta tres veces más de lo que lo hicieron las exportaciones. La razón se encuentra en que, al mismo tiempo, las importaciones también marcaron su propio récord tras avanzar un 10,5%. Esa es la verdadera sombra que han dejado los datos de comercio exterior publicados ayer por el Ministerio de Economía, aunque la secretaria de Estado de Comercio, Marisa Poncela, quiso restar importancia al incremento del déficit. «Estamos en un buen momento», indicó ayer Poncela para explicar que «crece la economía y por eso lo hacen tanto las importaciones como las exportaciones». Las adquisiciones desde el exterior alcanzaron la cota de los 301.870 millones de euros. Se trata de un nuevo máximo histórico propiciado por la mayor necesidad de adquirir productos energéticos en paralelo a la recuperación. Porque ocho de cada diez euros del déficit se deben a la necesidad de adquirir productos energéticos como consecuencia de la mayor demanda y del incremento de costes de materias primas que, como el crudo, han repuntado un 17% en apenas 12 meses.

Históricamente, España ha sido un país que ha necesitado comprar del exterior, con una balanza comercial muy descompensada para sus intereses, cuyo descuadre llegó a superar los 94.000 millones de euros antes de que comenzara la crisis. En estos años, la tendencia ha cambiado de tal forma que ya ha alcanzado su propio hito en cuanto a ventas al extranjero por valor de 277.126 millones de euros. Hace apenas una década, exportaba bienes por unos 100.000 millones de euros menos de los que ahora ha puesto en el mercado internacional.

A medida que se ha asentado la recuperación, España ha conseguido aumentar su protagonismo como economía exportadora. En la recesión, las empresas lo hacían por pura necesidad, ante la crisis del mercado doméstico. Pero ahora lo siguen haciendo por el «dinamismo del mercado mundial», combinado con la mejora de la situación interna, según explicó ayer Marisa Poncela. La secretaria de Estado sostiene que estas cifras son posibles gracias a que la economía «está ganando competitividad» y «se han hecho bien ajustes», como el del mercado laboral.

Desde el Club de Exportadores e Inversores recuerdan que 2017 ha sido el octavo año consecutivo de crecimiento de las exportaciones de mercancías, y destacan que ni el dinamismo de la demanda interna ni la revalorización del euro -se apreció un 15% frente al dólar han hecho mella en el sector.

El 'brexit' y nuevos modelos

El incremento de las exportaciones se ha visto lastrado por la actividad de las plantas de automoción instaladas en España. Sus ventas al extranjero apenas crecieron un 0,1% el año pasado, aunque por volumen es la actividad con mayor nivel de exportaciones (un 16,3% del total). Marisa Poncela ha reconocido que «no han tenido un comportamiento óptimo» durante la mayor parte de 2017 «por la situación de Reino Unido y Turquía», cuyas divisas se han devaluado, así como por la renovación de los modelos en las fábricas, una circunstancia que suele paralizar las ventas al extranjero. En cualquier caso, en diciembre esa situación ya se ha revertido, al registrar un crecimiento cercano al 20%.

En cualquier caso, los turismos fueron el tipo de vehículo más exportado y alcanzaron un valor de 30.706 millones de euros. Esta cifra supone un retroceso del 1,6% respecto a la cantidad alcanzada en el año 2016. Por su parte, los vehículos industriales, cuyas exportaciones alcanzaron un valor de 6.596 millones de euros en 2017, subieron un 1,5% respecto al ejercicio 2016, según los fabricantes de Anfac.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos