La UE ensalza la buena salud de la banca española

Los 'hombres de negro' del BCE y la Comisión señalan tras su última visita la necesidad de reducir la deuda y privatizar Bankia

A. LORENTE

bruselas. Y ya van nueve. El rescate financiero era esto. Los llamados 'hombres de negro' de la Comisión Europea y el BCE visitaron los días 9 y 10 de abril España para analizar in situ el estado de salud del sector bancario y la situación macroeconómica de la cuarta potencia del euro. Ayer, apenas una semana después y a la espera de que el informe completo llegue a lo largo de mayo o junio, se publicaron las primeras pinceladas de una evaluación que deja una abundante ración de zanahoria, sobre todo en el sector financiero. También algún que otro tradicional palo relacionado con el elevado déficit español.

Su noveno viaje a Madrid ha evidenciado la enorme evolución que España ha experimentado desde aquel 2012, sobre todo en el sector financiero. Ya no se habla de desafíos, sino que se incide en lo positivo. «Los bancos han disfrutado de una continuada rentabilidad en los últimos trimestre (...) y han mejorado sus modelos de negocio y su eficiencia, y han incrementado los nuevos créditos a la economía». Además, se felicitan de que «sigan reduciéndose los créditos morosos en los balances, incluyendo los bancos con una cantidad relativamente alta de activos heredados».

En el lado de los peros, dos clásicos. Primero, la despolitización del sector: «Completar la privatización de la entidad fusionada (Bankia y BMN) y los planes de desinversión de las fundaciones bancarias de las cajas de ahorro van a reforzar el sector bancario», reza el texto.

Y segundo, la gestión de la Sareb, el llamado 'banco malo'. «Ha mejorado su margen bruto, pero ha vuelto a registrar resultados financieros negativos, algo que llama a nuevas acciones específicas en la gestión», recomiendan al final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos