Branded Content

Una energía óptima que aprovecha al máximo los recursos

Una energía óptima que aprovecha al máximo los recursos
Gas Natural Fenosa mantiene un firme compromiso medioambiental participando en varios proyectos para el desarrollo de tecnologías relacionadas con los gases renovables
SUR

La sostenibilidad de nuestras ciudades requiere de un cambio hacia la eficiencia en nuestro modelo de gestión de recursos con el objetivo de reducir las emisiones contaminantes. “Las ciudades son grandes productores de residuos, potencialmente contaminantes, que necesitan ser procesados, reciclados y valorados energéticamente”, apunta el informe Smart cities 2030: Vision document, elaborado por el Grupo de Trabajo Interplataforma de Ciudades Inteligentes (GICI).

Todos tiramos desechos a la basura. Éstos son recogidos por camiones y transportados a los vertederos municipales, donde una parte de los desechos (cartón, vidrio, papel…), sabemos que se recicla. El reaprovechamiento de estos residuos es muy importante puesto que, con un tratamiento adecuado, pueden recuperarse y dar lugar a nuevos materiales e incluso a nueva energía, lo cual es beneficioso para el medio ambiente y pone de manifiesto el concepto de “economía circular”, que ya se está instaurando en todas las ciudades europeas.

Los residuos orgánicos, cuando se encuentran en los vertederos, comienzan a degradarse naturalmente, a descomponerse, y esto genera un gas (biogás), que puede utilizarse para producir energía. Cuando este biogás se somete a un proceso de limpieza y enriquecimiento, llega a alcanzar características similares a las del gas natural. Es por ello, que habitualmente se alude a él como “gas natural renovable”, porque es muy respetuoso con el medio ambiente.

Gas Natural Fenosa mantiene un firme compromiso con el medio ambiente, participando actualmente en varios proyectos para el desarrollo de tecnologías relacionadas con los gases renovables con el objetivo de encontrar alternativas sostenibles al uso del combustible diésel, una de las principales fuentes de emisiones contaminantes.

La compañía considera que nuestra apuesta de futuro debe ser el gas renovable. Es el gas obtenido a partir de residuos (aguas residuales, residuos orgánicos tanto urbanos como rurales…) y que puede inyectarse directamente a la infraestructura gasista ya existente, pasando a formar parte de la misma y pudiendo ser utilizado por el consumidor, en cualquiera de los puntos de conexión donde llega la citada infraestructura. El gas renovable es una energía óptima, ya que aprovecha al máximo los recursos y es neutra en emisiones de CO2, con lo que será parte de las energías renovables del futuro.

En nuestra comunidad autónoma, Gas Natural Andalucía, filial distribuidora de Gas Natural Fenosa en la región, cuenta ya con más de 5.400 kilómetros de tuberías que podrían acercar el gas renovable producido en las plantas de tratamiento de aguas residuales, o en las de residuos sólidos urbanos a cualquier punto de la comunidad. Así, para construir territorios sostenibles, la expansión del gas natural es un elemento principal, tanto con su incorporación en el desarrollo urbanístico como en las dotaciones de industrias, edificios y de modo creciente en el transporte.

Situación actual

En Europa hay actualmente más de 350 plantas en operación de obtención de biometano a partir de biogás. El país con mayor grado de implantación es Alemania, seguido de Suecia y Reino Unido. Las plantas utilizan biogás de diferentes fuentes (vertedero, plantas de tratamiento de agua) y para distintas aplicaciones: inyección a la red, combustible vehicular.

España cuenta actualmente con más de 20 plantas de biogás procedente de residuos sólidos urbanos y más de 40 de biogás procedente de residuos agroganaderos.

España es el séptimo productor europeo de biogás según los datos del barómetro Eurobserver. Según un informe del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), España tiene un potencial de energía disponible de 1.695 ktep al año, equivalente al 6,5 % del gas natural consumido en España, o al 38% del gas natural consumido en el sector doméstico.

Experiencia pionera

Gas Natural Fenosa participa actualmente en siete proyectos para el desarrollo de tecnologías relacionadas con los gases renovables, en los que colabora estrechamente con importantes actores del sector nacional e internacional para promover el mercado del biometano, con el objetivo de encontrar alternativas sostenibles al uso del combustible diésel, uno de las principales fuentes de emisiones contaminantes.

Ejemplo de ello, es la Unidad Mixta desarrollada por Gas Natural Fenosa, EnergyLab y Edar Bens, con el apoyo de la Xunta de Galicia. En esta iniciativa, que comenzó a finales del 2016, Gas natural Fenosa investiga el uso del gas natural y el biometano en la planta de depuración de aguas residuales de Bens en Galicia para su inyección en la red de distribución de gas natural y su uso en autobuses urbanos de las poblaciones generadoras del residuo.

En Cataluña, concretamente en Montacada i Reixac (Barcelona), encontramos otro ejemplo de gestión eficiente de residuos. Se trata del llamado proyecto Metamorphosis, que convierte plantas de tratamiento de residuos en fábricas de bioenergía. En ese caso, el objetivo es obtener biogás a partir de lixiviados generados en estas instalaciones y usarlo como combustible para vehículos.

Gas Natural Fenosa trabaja junto con el Grupo Hera en un proyecto relacionado con el biogás: en una primera fase, realizada en el municipio de Góngora (Navarra), las empresas analizaron si el gas procedente de los residuos orgánicos del vertedero municipal se podía aprovechar para generar biocombustible que pudiera ser utilizado en vehículos. Esta primera fase concluyó que la calidad del gas no era la suficiente y por eso, se inició la fase dos, en el municipio de Arazuri (Navarra).

Esta segunda fase del proyecto se presentó a finales de diciembre de 2016 y consiste en la depuración del biogás procedente de la estación de aguas residuales de Arazuri para su uso en tres vehículos de la flota de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona y el análisis de su potencial inyección en la red de distribución. Esta iniciativa ha contado con el apoyo de la empresa NILSA (dependiente del Gobierno de Navarra), la sociedad pública SODENA, las empresas FCC y TCC, y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.

El biogás de la estación depuradora de Arazuri procede de los restos biológicos que se obtienen en el proceso de depuración de aguas residuales. Los lodos resultantes de este proceso son sometidos a un tratamiento de digestión anaeróbica tras el cual se obtiene como resultado el biogás y el compost.

La inyección del biometano en la red de distribución del gas natural abre la posibilidad de distribuir y consumir un gas de producción autóctona, reduciendo la dependencia energética exterior. No obstante, la inyección de gas debe ser compatible con los requerimientos técnicos y exigencias de seguridad que se están definiendo en el ámbito europeo y debe existir un marco regulatorio que establezca las reglas para cada uno de los diferentes agentes involucrados así como un régimen económico que promueva su implantación.

Tras finalizar esta experiencia piloto, pionera en España con destino a vehículos pesados, se analizarán diversos factores como la calidad del biometano obtenido, el consumo de los vehículos y la capacidad de producción. Con la información obtenida se podrán adoptar decisiones sobre la posibilidad de extender este combustible sostenible a toda la flota de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona y su viabilidad para introducirlo en la red de gas natural.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos