El encarecimiento de los alimentos eleva la inflación al 1,8% en septiembre

Son dos décimas más que la tasa de agosto y el índice más alto desde mayo pese a la moderación de los productos energéticos

D. VALERA

MADRID. Los precios en septiembre se elevaron por segundo mes consecutivo hasta situar la inflación en el 1,8%. Esto supone dos décimas más que la tasa registrada en agosto y el nivel más elevado desde mayo, cuando alcanzó el 1,9%. La causa del encarecimiento de la cesta de la compra esta vez no se encuentra en los productos energéticos, sino en los alimentos y bebidas no alcohólicas, según el dato publicado ayer por el INE.

En concreto, los productos que más influyeron en este incremento de los precios fueron los alimentos con una tasa del 1,2%, más de un punto por encima de la de agosto. Una subida provocada por el encarecimiento de la fruta, que bajó en septiembre del año pasado.

En el lado opuesto, es decir, entre los productos que más descendieron se encuentra la rúbrica de la vivienda, cuya tasa cayó cuatro décimas, hasta el 2,9%, debido a que los precios de la electricidad y el gasóleo para calefacción subieron este mes menos que en septiembre del año pasado, y a que los precios del gas se redujeron.

Por su parte, la tasa de inflación subyacente (índice general sin alimentos ni productos energéticos) se mantuvo en el 1,2%, con lo que se situó seis décimas por debajo del IPC general. El Gobierno defendió que la tendencia es que ambos índices se aproximen según transcurran los meses hasta final de año.

Asimismo, la tasa del IPC Armonizado (homogéneo en toda la UE) se situó en el 1,8%. Una cifra superior al 1,5% registrado en la media de la zona euro. Esa diferencia perjudica a la competitividad de las empresas españolas vía precios, algo que en los últimos años fue al revés por la inflación negativa en España.

Fotos

Vídeos