Trabajadores de la constructora Cospel denuncian que sus nuevos dueños la están desmantelando

Trabajadores de la constructora Cospel denuncian que sus nuevos dueños la están desmantelando

Miembros de la plantilla y Comisiones Obreras temen el cierre inminente de esta veterana empresa y afirman que ya se ha vendido casi toda su maquinaria

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

Su nombre completo –Construcciones Sergio Pérez López S.A.–o abreviado –Cospel– ha encabezado numerosos carteles de obras públicas en Málaga. Y es que aunque no haya alcanzado el tamaño de Sando o Vera, se trata de una de las constructoras más veteranas de la provincia, con más de 50 años de historia. La remodelación de la plaza de Camas, el entorno del Soho, la pavimentación de la calle Alcazabilla... figuran en su haber. Cospel, que consiguió atravesar la crisis sin caer en concurso de acreedores, se enfrenta ahora a un futuro incierto tras haber cambiado de dueño, según alertan sus trabajadores y confirma Comisiones Obreras. Este periódico ha intentado sin éxito recabar la postura de su administrador único, Pedro Cabezudo.

Cospel, que llegó a tener en plantilla a más de cien personas, cuenta actualmente con 14 empleados de los que todos menos dos están, según el secretario de acción sindical del sindicato de Construcción y Servicios de CCOO Málaga, Juan Rueda, «apartados forzosamente» de la actividad, bien a través de un expediente temporal de empleo o bien obligados a cogerse vacaciones. El representante sindical asegura que la nueva propiedad está «desmantelando» la empresa. «Ha vendido casi toda su maquinaria y sus camiones, ha abandonado obras que tenía adjudicadas y no está licitando nuevas», afirma. Concretamente apunta a una actuación que Cospel ejecutaba en UTE en el aeropuerto de Málaga. Varios empleados de la compañía que prefieren permanecer en el anonimato confirman estas afirmaciones y se quejan de que están totalmente desinformados sobre las perspectivas de la empresa. Eso sí, hasta ahora la plantilla viene cobrando sus sueldos.

La compañía llegó a tener más de cien empleados y le quedan 14, según CCOO

El punto de inflexión en el rumbo de esta compañía malagueña se produjo este verano, cuando sus anteriores propietarios vendieron el 100% de sus acciones a una sociedad llamada Balcón de la Axarquía SL, que no publica información contable desde 2006. De hecho, en 2016 se procedió al cierre provisional de su hoja registral, medida que se toma contra las empresa que incumplen la obligación de depositar las cuentas anuales en el Registro Mercantil. Esta sociedad tiene sede en Marbella y un único propietario: Luis Manuel Giménez Navarro, que a su vez aparece ligado a más de una veintena de sociedades diferentes como administrador único, socio o apoderado. En Cospel, sin embargo, ha sido nombrado otro administrador único: el ya mencionado Pedro Cabezudo.

La última información contable referida a Cospel es la del ejercicio 2015, cuando registró 2,7 millones de euros de facturación, con pérdidas por valor de 51.095 euros.

Fotos

Vídeos