Publirreportaje

Una tecnología ecológica y económica para el transporte

Una tecnología ecológica y económica para el transporte
El gas natural vehicular contribuye a la lucha contra el cambio climático y permite reducir la contaminación acústica de las ciudades

El gas natural vehicular (GNV) constituye una alternativa económica y sostenible a los combustibles tradicionales para la movilidad tanto para los particulares como para los profesionales. Utilizar el gas natural como alternativa a los carburantes tradicionales permite reducir drásticamente las emisiones en la atmósfera. Su uso como combustible para el transporte contribuye a mejorar la calidad del aire al reducir en más de un 85% las emisiones de óxidos de nitrógeno y alrededor de un 24% las emisiones de CO2, principal gas de efecto invernadero.

Esta energía, por tanto, contribuye a la lucha contra el cambio climático. Por otra parte, los vehículos a gas natural permiten disminuir la contaminación acústica de las ciudades, ya que reducen en un 50% las emisiones sonoras y vibraciones respecto a los motores diésel.

Es un combustible muy competitivo desde el punto de vista económico, con un coste un 30% menor que el gasóleo y un 50% menor que la gasolina

Además, el gas natural vehicular tiene una importante ventaja económica. Llenar un depósito de gas natural es un 50% más barato que llenar uno de gasolina y un 30% que uno de diésel. El coste por kilómetro de un vehículo a gas es un 30% menor que con gasóleo y un 50% menor que el de gasolina. Si repostáramos 20€ en el depósito de un coche de gasolina recorreríamos unos 383 kilómetros; con uno de gasóleo unos 493 kilómetros; pero con uno con gas natural haríamos 694 kilómetros, el equivalente a la distancia entre Málaga y la localidad portuguesa de Sintra, casi el doble que con un coche de gasolina.

Su uso como combustible para vehículos está ampliamente extendido desde hace muchos años en varios país, especialmente en Latinoamérica, pero también en Europa. En Italia hay más de 1 millón de vehículos con gas y otros ejemplos representativos son Ucrania (800.000) y Alemania (400.000). España es actualmente el país europeo con más estaciones de servicio de gas natural licuado (GNL) para vehículos, y el segundo de Europa por vehículos de transporte que funcionan con GNL.

En nuestro país existen actualmente 53 estaciones públicas operativas que suministran gas natural, 28 de las cuales pertenecen a Gas Natural Fenosa. Según cifras de la Asociación Ibérica de Gas Natural para la Movilidad (Gasnam), las matriculaciones de vehículos propulsados con gas natural aumentaron más de 20% a lo largo del pasado año, hasta el punto de que a cierre de 2016 circulaban más de 6.100 vehículos de este tipo. De éstos, casi 1.700 eran vehículos ligeros y más de 4.200, vehículos pesados de transporte, como autobuses o camiones.

Se trata de una tecnología totalmente operativa, como demuestra que más de 60 modelos propulsados por gas natural comprimido (GNC) y gas natural licuado (GNL) están actualmente disponibles en el mercado. Además de estos modelos, también existe la posibilidad de transformar nuestro vehículo para que pueda utilizar este combustible y tanto a nivel nacional como de algunas comunidades autónomas existen subvenciones en la compra y utilización de vehículos a gas natural.

Acuerdo estratégico

La compañía firmó con SEAT el pasado julio un acuerdo estratégico entre ambas compañías para potenciar proyectos de innovación conjuntos y expandir el uso del gas natural en el ámbito de la movilidad en España. Esta alianza a largo plazo permitirá a la compañía energética y a la automovilística liderar el crecimiento y posicionamiento del gas natural vehicular (GNV) como combustible eficiente y alternativo en el transporte. Ambas compañías ya colaboran en este ámbito desde el año 2013.

A través de esta colaboración Gas Natural Fenosa y SEAT impulsarán diferentes líneas de actuación para la introducción y comercialización de vehículos a gas en tres colectivos específicos.

Por un lado, a través de los concesionarios oficiales de SEAT, en los que se analizará el desarrollo de infraestructuras para contar con gasineras así como programas formativos para los empleados. En segundo lugar, las dos compañías crearán una oferta comercial conjunta para los autónomos españoles, a través de la cual tendrán beneficios en coches y combustible. Y por otro lado, se trabajará en un programa de carga doméstica de gas natural dirigido a particulares, impulsado con la administración para cumplir los aspectos regulatorios correspondientes de esta actividad.

Asimismo, ambas compañías pondrán en marcha ayudas para la investigación de nuevos combustibles eficientes, como el biogás. El acuerdo estratégico incluye una mayor implantación de vehículos a gas y la promoción del gas natural comprimido (GNC) en el ámbito del servicio público.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos