Repsol sale de Gas Natural al vender su 20% por 3.816 millones de euros

La petrolera transmite su participación al fondo CVC y abandona el grupo después de 27 años para poder bucear en otros negocios energéticos

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

En menos de un mes, Gas Natural ha vivido el segundo episodio de un relato que comenzó con el relevo en su cúpula. Ayer, Repsol, uno de sus accionistas históricos, vendió la participación del 20% que tenía en la compañía. Lo hizo por 3.816 millones de euros al transmitírselo al fondo CVC -a través de la sociedad Rioja Bidco Shareholdings- después de varios meses de negociación en los que la petrolera quería completar la desinversión.

La venta de ese paquete le permitirá despojarse de toda una serie de «restricciones» y limitaciones que pesaban sobre la firma, cuyo consejero delegado es Josu Jon Imaz, a la hora de adentrarse en otros negocios energéticos. Según apuntan fuentes del mercado, esa es ahora la intención de Repsol, la de rastrear en actividades «no convencionales», como las energías renovables, en un entorno marcado por el castigo a las emisiones y encarrilado hacia la economía eficiente. Mientras formaba parte de Gas Natural, más allá de obtener un jugoso dividendo anual, la multinacional apenas tenía capacidad de movimiento para actuar en otros negocios de la competencia.

El acuerdo vuelve a modificar la propiedad de Gas Natural apenas un año y medio después de que se llevara a cabo la última gran operación accionarial. Tras la venta del 20% de Repsol a CVC, 'la Caixa' -a través de Criteria Caixa- mantiene un 24% del capital, mientras que el fondo GIP ostenta otro 20%. Precisamente, la petrolera y el antiguo 'holding' industrial del banco vendieron un 10% de su participación, respectivamente, a esta sociedad en lo que constituyó un primer paso para acelerar la salida de Repsol. Paradójicamente, en aquel momento -septiembre de 2016- consiguió venderla al mismo valor que ayer. En la venta también ha participado Corporación Financiera Alba, la firma de los March, tras adquirir de forma indirecta un 5,1% de Gas Natural tras invertir 500 millones de euros.

El precio al que se ha materializado la operación ha sido finalmente de 19 euros por acción, lo que supone valorar el conjunto de la compañía en algo más de 19.000 millones de euros. Se trata de una cuantía similar a la de la capitalización bursátil registrada ayer por la gasista en el mercado.

Tras el anuncio de la venta, las acciones de Gas Natural Fenosa se revalorizaron un 1,8% hasta los 18,6 euros por título, muy cerca del precio cobrado por Repsol al fondo CVC. Para la petrolera, cuyos títulos bursátiles subieron ayer un 0,75% hasta situarse en los 14,12 euros, la transmisión le supondrá una plusvalía de 400 millones de euros.

Cambios en el consejo

El acuerdo de la operación implica que CVC, un fondo que ya ha estado ligado a otras empresas como Cortefiel, Deoleo o CLH se subroga al pacto parasocial que tenían los anteriores propietarios de Gas Natural, por el que el fondo tiene potestad para nombrar a tres miembros del consejo. Uno de ellos podría ser designado por Corporación Alba. En cualquier caso, ayer ya salieron de ese órgano Josu Jon Imaz y Miguel Martínez San Martín. Los cambios en la cúpula del grupo llegan después de que Isidro Fainé dejara la presidencia y propusiera en su relevo a Francisco Reynés, exresponsable de Abertis, como presidente ejecutivo asumiendo las funciones del que dejará de ser consejero delegado, Rafael Villaseca. Reynés tiene entre manos la organización del nuevo Plan Estratégico del grupo, que será presentado en este primer semestre, y que marcará las claves de la energética en un entorno complejo para el sector.

La salida de la petrolera se produce 27 años después de permanecer en el núcleo duro de Gas Natural, en un conglomerado de intereses que ha ido transformándose y por el que CaixaBank mantiene aún un 9,8% de Repsol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos