Gas Natural cree que los clientes «no sufrieron» la subida de la luz en 2017

Francisco Reynés, nuevo presidente ejecutivo de Gas Natural Fenosa./Efe
Francisco Reynés, nuevo presidente ejecutivo de Gas Natural Fenosa. / Efe

La compañía admite que no pudo elevar el recibo a quienes habían contratado tarifas fijas por la «presión» de los competidores cuando el coste de generación no paraba de aumentar

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El saliente consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca, ha admitido que la compañía se pilló los dedos el año pasado en la comercialización de las tarifas libres a los consumidores particulares, al ofrecerles un precio del kilovatio/hora (Kwh) durante todo un año -el periodo en el que habitualmente se ofrecen estos productos- que después resultó inferior al de los costes que tenían que asumir en el mercado diario. "Ninguna compañía hemos podido trasladar esos costes a estos clientes", ha señalado Villaseca en la presentación de resultados anuales del grupo.

El funcionamiento del mercado eléctrico puede provocar esta situación, sobre la que el consejero delegado de Gas Natural Fenosa se ha lamentado. "El coste del 'pool' subió el año pasado, pero no se ha trasladdo al clienet final, que no ha sufrido la subida", ha indicado Villaseca ante los medios, generando lo que considera "un problema" para la compañía. El 'número dos' de la eléctrica considera que se llegó a esa situación porque "había mucha presión competitiva" y varias compañías "jugaron a no perder cuota de mercado y a aguantar" a pesar del alza de los costes sobre lo que se había vendido en los 'pack' a los hogares. "Quien más apostó a que iba a ser algo transitorio, más ha perdido, y quienes más rápido reaccionaron menos han perdido", ha indicado para explicar que entre enero y octubre del año pasado los costes del sistema superaron a los de las ofertas comercializadas.

Villaseca se ha apoyado en esta situación para justificar que la actividad eléctrica de Gas Natural en España fue "claramente negativa" en 2017, por las "condiciones excepcionales" que condicionaron el mercado: en su caso, un 74% menos de producción hidráulica; y un incremento de los precios de las materias primas. Al final, el beneficio operativo (antes de impuestos y amortizaciones, Ebitda) del grupo en España cayó un 54,5% hasta los 326 millones de euros.

El consejero delegado saliente -está previsto que abandone el cargo en abril, cuando cumple su actual contrato tras 13 años al frente de la compañía- también cargó contra la posibilidad de que el Ministerio de Energía delegue en las propietarias de las centrales nucleares los costes de desmantelamiento y tratamiento de residuos de esas plantas, que ahora se atribuyen a Enresa, de carácter público. "Esto es extremadamente negativo cuando se hace a dos o tres años de que cumpla la vida útil de algunas instalaciones", ha comentado, como el caso de Almaraz (Cáceres). "No es razonable plantear estas medidas cuando queda tan poco", ha indicado. Además, Villaseca ha pedido a Energía que se aclaren las nuevas condiciones sobre el cierre de todo tipo de centrales, como las térmicas de carbón, atendiendo no solo a los requisitos medioambientales sino también atendiendo a "si las inversiones que es necesario realizar en esas plantas tienen justificación desde el punto de vista económico" a diez años vista.

El nuevo presidente ejecutivo de Gas Natural, Francisco Reynés, ha participado en la presentación de cuentas anuales para anticipar que será a lo largo de este semestre cuando se presente el nuevo Plan Estratégico y se acometan los cambios internos tras su nombramiento y la salida de Isidro Fainé como presidente desde septiembre de 2016. Reynés, que ha abandonado su cargo de primer ejecutivo en Abertis, defiende la posibilidad de que él mismo vaya a ostentar todo el poder en la firma, sin la necesidad de que haya un consejero delegado, como hasta ahora y tal y como ocurre en otras empresas. "Son diferentes opciones las que hay encima de la mesa", ha señalado para aclarar que "no existen pócimas mágicas" en materia de gestión corporativa de un grupo como el energético.

A la espera del Plan Estrategico

Gas Natural Fenosa obtuvo un beneficio neto de 1.360 millones de euros en 2017, lo que supone un incremento del 1% respecto al año anterior, cifra que cumple con el objetivo previsto por la compañía en su plan estratégico.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 3.915 millones de euros, con un descenso del 16,1% respecto a 2016, una vez reexpresado por la discontinuidad de los negocios de distribución y comercialización de gas en Italia, distribución de gas en Colombia, distribución de electricidad en Moldavia y generación eléctrica en Kenia.

Además, la compañía energética, que este martes anunció el relevo en su cúpula directiva con el nombramiento de Francisco Reynés como nuevo presidente ejecutivo, sustituyendo en la presidencia a Isidro Fainé, y la salida de Rafael Villaseca como consejero delegado, ha lanzado un nuevo plan de eficiencias para el periodo 2018-2020, lo que ha supuesto unos costes de captura no recurrentes en 2017 de 110 millones de euros.

Sin considerar dicho efecto, así como el impacto de Electricaribe, filial en Colombia intervenida por el Gobierno del país, la disminución del Ebitda sería de 8,8%, según ha informado este miércoles la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Reynés dice que toma las riendas para aportar «un cierto estilo personal»

El nuevo presidente ejecutivo de Gas Natural Fenosa, Francisco Reynés, ha asegurado que toma las riendas de la compañía con el objetivo de aportar "un cierto estilo personal" y ha anunciado que la energética presentará su próximo plan estratégico a lo largo del primer semestre del año, coincidiendo con la celebración de la Junta General de accionistas del grupo.

En su primera rueda de prensa al frente de la compañía para dar cuenta de los resultados del grupo correspondientes al ejercicio 2017, Reynés trasladó un mensaje de "confianza" en una empresa que ya conoce de su anterior paso como director general de Recursos en 2006, y apostó por "una transformación razonable".

Respecto a la nueva 'hoja de ruta' de la energética, Reynés tan solo apuntó que la compañía lleva meses analizando las ventajas competitivas en los mercados en los que opera y mostró su deseo de "poder ayudar a todo lo que se ha hecho con una cierta aportación de estilo personal".

El directivo, que subrayó que regresa "con mucha ilusión" a Gas Natural Fenosa, destacó que el grupo en estos últimos años ha sido capaz de hacer "una andadura sólida" en un sector "muy resiliente, a pesar de que puede parecer muy convulso". Así, el nuevo presidente de Gas Natural Fenosa pidió "una cierta paciencia", ya que ahora le toca "aterrizar, escuchar y aprender un poco" antes de tomar decisiones.

Dicha disminución se concentra en el negocio de electricidad en España, cuya evolución se vio afectada por factores climatológicos, con una contracción de la producción hidráulica para Gas Natural Fenosa del 71,4%. El Ebitda de la actividad internacional representó un 48,5% del total, mientras que el 51,5% restante correspondió a las actividades en España.

Plusvalías

A lo largo del pasado ejercicio, la energética, que tiene previsto presentar próximamente su nuevo plan estratégico con visión a 2020, llevó a cabo una revisión estratégica de su cartera de negocios que supuso unas desinversiones con un precio de venta total de 2.741 millones de euros y unas plusvalías de más de 540 millones de euros a materializar entre diciembre de 2017 y el primer trimestre de 2018.

Entre estas ventas destacaron la de su negocio de distribución de gas en Italia, el acuerdo con Brookfield Infraestructura para hacerse con la participación del 59,1% en Gas Natural SA ESP o la compra de una participación del 20% en la sociedad titular de los activos de distribución de gas natural en España por Allianz Capital Partners (ACP) y Canada Pension Plan Investment Board (CPPIB).

Asimismo, la compañía indicó que, dentro de su estrategia de revisión y optimización de su cartera de negocios y de la revisión continua de sus actividades y geografías no estratégicas, ha decidido llevar a cabo unos procesos competitivos de venta para sus negocios de distribución eléctrica en Moldavia y generación de electricidad en Kenia.

En lo que respecta a las inversiones del grupo, ascendieron a 1.782 millones de euros en 2017, con una caída del 29,2% debido principalmente a que en 2016 se registró la contratación de dos nuevos buques metaneros en régimen de arrendamiento financiero y la adquisición de nuevos puntos de suministro del GLP. Por ámbito geográfico, las inversiones de la energética en el exterior representaron el 54% del total, mientras que en España bajaron su contribución al 46%.

En lo que se refiere a la deuda financiera, a cierre de 2017 alcanzó los 15.154 millones de euros y situó el ratio de endeudamiento en el 45,3%, frente al 44,8% de 2016, y el de deuda neta/Ebitda en 3,9 veces. El 89,4% de la deuda financiera neta del grupo tiene igual o posterior vencimiento al año 2020 y la vida media de la deuda se sitúa en 5,8 años.

Mantener el dividendo

Por otra parte, el consejo de administración de la compañía elevará a la junta general de accionistas una propuesta de dividendo de 1.001 millones de euros con cargo a 2017, manteniendo así su apuesta de un dividendo mínimo de 1 euro por acción y que representa un 'pay out' del 73,6%.

El pasado 27 de septiembre se pagó íntegramente en efectivo un dividendo a cuenta del ejercicio 2017 de 0,330 euros por acción. El dividendo complementario de 0,67 euros por acción se pagará en efectivo el próximo mes de junio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos