La multinacional de ‘software’ holandesa Solviteers desembarca en el PTA

Cinco de los seis trabajadores de la empresa holandesa, a las puertas de su sede en el Parque Tecnológico de Andalucía. /Sur
Cinco de los seis trabajadores de la empresa holandesa, a las puertas de su sede en el Parque Tecnológico de Andalucía. / Sur

La firma fundada hace 20 años abre su primera delegación en España en la tecnópolis malagueña, con seis empleados en proyectos para empresas y organismos públicos

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), situado en la barriada malagueña de Campanillas, sigue festejando sus bodas de plata al ritmo de los buenos datos que arroja la llegada de nuevas empresas a la tecnópolis inaugurada en 1992. Una de las últimas grandes compañías que se han instalado en el recinto es la holandesa Solviteers, dedicada al desarrollo de ‘software’ para empresas y administraciones públicas.

La firma nació en la ciudad holandesa de Houten hace más de 20 años y cuenta con una plantilla de más de 110 empleados. Con la apertura de estas nuevas oficinas en Málaga capital, Solviteers abre su segunda delegación fuera de Holanda, ya que la compañía ya tenía una sede en Alemania. La empresa, en realidad, está formada por tres entidades: Cloud & Infra Services, Consultancy & Implementation y Software Development. La sucursal del PTA, en la que trabajan seis personas, forma parte de la última de éstas. La compañía holandesa prevé cerrar el año con una facturación de 6,8 millones, un 10% más que en 2016, después de haber crecido un 12% en el ejercicio anterior.

Los datos

110
Es el número de empleados totales con los que cuenta la firma Solviteers, repartidos entre Holanda, Alemania y España.
3
Son las divisiones con la que cuenta la compañía holandesa: Cloud & Infra Services, Consultancy & Implementation y Software Development.

Entre los clientes de la compañía hay empresas del sector de la energía solar, ayuntamientos, la Seguridad Social, y numerosas ONGs, según explica Elvira Felipe Sesé, responsable de la selección de personal, recursos humanos y gerente de oficina. «He sido profesora en la Facultad de Gestión y Economía en Utrecht durante 12 años y he dejado un trabajo maravilloso para comenzar una nueva etapa en mi tierra», afirma. La plantilla, caracterizada por su juventud y gran formación, está integrada por consultores, informáticos e ingenieros informáticos.

En el perfil de las compañías que están eligiendo la tecnópolis

El caso de Solviteers no es una excepción en el PTA. Desde la dirección de la tecnópolis destacan que por sus características representa a la perfección el perfil mayoritario de las empresas que están eligiendo el recinto tecnológico para instalarse, justo cuando se cumplen 25 años de su apertura. Son empresas europeas, principalmente del sector TIC, y sobre todo, dedicadas al desarrollo de ‘software’, de tamaño medio, que inician su actividad con equipos de 5 a 10 personas.

De hecho, tal y como informó SUR en su edición del pasado domingo, la celebración de su primer cuarto de siglo pilla a la tecnópolis malagueña en un momento dulce. Está en un nivel récord de empleo (casi 18.000 trabajadores al cierre de 2016), tras encadenar tres años consecutivos creando mil nuevos puestos.

La facturación también está en su máximo histórico: 1.758 millones de euros en 2016. Pero quizá lo más valioso, más allá de las cifras, es la capacidad que está demostrando para atraer empresas tecnológicas extranjeras con alto potencial de crecimiento: Neueda, Solviteers, Ciklum, ITRS, Ebury, The Workshop... son sólo algunas. Es en este sentido, sobre todo, el de atracción de inversiones internacionales, en el que el PTA ha ganado la partida a Cartuja. También supera a la tecnópolis sevillana en empleo y número de empresas; no así en facturación agregada. «Estamos en una tercera ola de innovación que nos va a catapultar en un nuevo salto hacia delante», aseguró el director del PTA, Felipe Romera.

En concreto, el equipo lo conforman: Egbert Imhof, director de tecnología, que es arquitecto de ‘software’ con más de 20 años de experiencia internacional en el sector TIC; Ricardo Bermúdez Márquez, programador, que cuenta con un grado en Ingeniería Informática en Tecnologías de la Información, y que está recién titulado por la Universidad de Málaga; Gonzalo Fernández Jaime, programador, con un grado en Ingeniería Informática en Tecnologías de la Información, y también recién titulado por la Universidad de Málaga; Marcos Jiménez Fernández, programador, con un grado en Ingeniería Informática en Tecnologías de la Información, e igualmente recién titulado por la Universidad de Granada; y Pablo Girón Ramírez, programador, que cuenta con un ciclo formativo de grado superior de desarrollo aplicaciones web.

La elección de Málaga para abrir esta nueva oficina, el pasado agosto, fue una decisión del director de Solviteers, Jelle Gotjé, que se decantó por la capital de la Costa del Sol «porque quería contar con buenos profesionales y en Holanda eso es difícil». «Es por eso que se decidió por Málaga ya que tiene una Universidad de calidad y muy dinámica que ofrece muchos jóvenes muy cualificados deseando mostrar lo que valen», explica Felipe, quien añade: «Sin olvidarnos del gran aeropuerto internacional de Málaga, que nos mantiene en contacto con todo el mundo».

Entre las ventajas de instalarse en la tecnópolis malagueña, la responsable de la firma destaca «la gran ayuda que hemos recibido de la agencia andaluza IDEA, lo que hace todo más fácil», dice. Además, entre los aspectos positivos del PTA resalta «la cercanía a la Universidad y todo lo que ésta ofrece», así como «el ambiente internacional y el contacto con otras empresas».

En el lado negativo, comenta dos grandes inconvenientes: los problemas de tráfico y de aparcamientos en el recinto tecnológico. Felipe reconoce que en el sector del desarrollo del ‘software’ hay mucha competencia. «Lo bueno de esta grandísma competencia es que saca lo mejor de nosotros», añade.

Temas

Pta

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos